Schafik Hándal Sobre las elecciones internas

0
163

16 de julio de 2023

Como otro día más en la historia, éste domingo 16 de julio también quedará en la historia el proceso electoral interno del Partido.

En un contexto electoral en el que el gobierno de turno ha hecho reformas electorales atropellando el marco jurídico establecido desde los Acuerdos de Paz.

A continuación compartimos pensamiento de Schafik Hándal, para tomar en cuenta.

“La incursión del FMLN a los espacios de poder institucional, con el subsiguiente acceso a privilegios e influencias, no podía dejar de hacer mella en la textura ideológica de algunos cuadros. El sistema reaccionó, comprendiendo a donde podía llevarnos esta situación.

Desde los primeros momentos en que hubo diputados del FMLN, la derecha dominante empezó a subir el salario de este cargo, que había estado a niveles bastante inferiores durante mucho tiempo, hasta abrir una distancia muy grande respecto al estándar de salarios de los trabajadores. Con los alcaldes y concejales ocurrió algo similar. Esos cargos se hicieron atractivos y mantenerse en ellos se volvió también una motivación muy fuerte para muchos.

El desempeño de esos cargos generó más poder al interior del partido que en la toma de decisiones que impactan al país. En realidad, los cargos públicos son poderes extra partidarios que inciden en la lucha interna por los cargos de dirección, los cuales se fueron convirtiendo, en la óptica de muchos, en una especie de grada, de escalera, para arribar en su momento a los cargos públicos.

Algunos alcaldes que querían ser reelectos empezaron a utilizar el poder de su alcaldía para generar una incidencia fuerte al interior del partido. Es así como los cuerpos de promotores y los proyectos de beneficio comunitario han sido usados por algunos para afiliar nuevos miembros, y el ingreso de nuevos miembros se volvió decisivo en las elecciones internas.

Una de esas alcaldías tiene, por ejemplo, un proyecto para llevar agua o hacer otras obras de interés comunal en una determinada colonia, barrio o comunidad. Ya tiene el proyecto, tiene los recursos, entonces va y le dice a la comunidad:

Para que este proyecto lo ejecutemos, para que ustedes obtengan agua, obtengan el mejoramiento de la calle, obtengan la electricidad, el muro de contención, la zona verde o la casa comunal, deben afiliarse al partido y votar por mí.

Me estoy refiriendo a las elecciones internas como candidato para la alcaldía. O… «Yo quiero pasar a la diputación y Fulano o Mengano será quien va a la alcaldía». Por supuesto, no lo hacen todos; lo han practicado algunos, pero el daño al partido ha sido grande.

Así creció el registro de afiliados de una manera falsa. La mayoría de esa gente no tenía ningún compromiso con el partido. Firmaban el papelito, entraban y una parte, no todos, se presentaban a votar, los transportaban con medios de la alcaldía el día de la votación. De esa forma esos nuevos «afiliados» consideraban que habían pagado su compromiso y ¡no se les volvía a ver!

Eso explica por qué teniendo nominalmente padrones muy grandes de afiliados el porcentaje de quienes acuden a votar en sus internas es reducido y aún más reducido es el de quienes participan en el trabajo partidario cotidiano.

A ese tipo de «afiliado» no le importa el partido porque su vínculo con él no es ideológico, ni político, sino una especie de relación comercial: vos me hacés la obra comunal y yo te pago afiliándome y votando por ti en las internas. ¡Hasta allí llega el trato!”

Hándal, Schafik. (2010). Legado de un revolucionario Del rescate de la historia a la construcción del futuro. 1° edición. Editorial Instituto Schafik Hándal. San Salvador. Pág. 430.

#MemoriaSchafikHándal

#SchafikHándalVive

#LaLuchaContinúa

#ProhibidoRendirse

#ProhibidoOlvidar

#LibertadALosPresosPoliticos

Fuente: Instituto Schafik Hándal