Reportaje al pie del patíbulo + PDF

0
241
Foto de Wikipedia

Un 8 de Septiembre en 1943, la Gestapo nazi ahorcaba a un verdadero periodista, el comunista checoslovaco Julius Fučík, que dio su vida denunciando al nazismo desde la clandestinidad. Cuando Fučík fue enviado a Alemania para ser juzgado, el juez nazi le preguntó “¿Admite usted haber ayudado con sus actos y sus escritos a la Rusia bolchevique”. Y Julius respondió: “Sí, he apoyado a la URSS y al Ejército Rojo. Y es lo mejor que he hecho en mis 40 años de vida. Ahora se que van a dictar sentencia. Sé cual es su contenido. La muerte de un hombre. Pero mi veredicto acerca de ustedes lo he dictado hace tiempo: ¡Muera el fascismo, muera la esclavitud capitalista! ¡La vida al hombre! ¡El porvenir al comunismo!”. Los presos políticos antifascistas supervivientes de la cárcel nazi berlinesa de Plötzensee recuerdan que, camino a ser ahorcado, mientras estaba maniatado por 2 miembros de la Gestapo nazi, Julius Fučík iba tarareando La Internacional y muchos de los presos que lo escucharon se pusieron a corearla junto a él.

Descarga 👇