Balance de los 3 años de gobierno del presidente Nayib Bukele

Balance de los 3 años de gobierno del presidente Nayib Bukele

Las organizaciones y colectivos aglutinados en la Coordinadora Salvadoreña de Movimientos Populares presentan un análisis sectorial y diverso, que detalla el impacto de las políticas implementadas durante estos tres años por el gobierno de Nayib Bukele, en las poblaciones salvadoreñas, principalmente en aquellas que históricamente han sido vulneradas, excluidas y estigmatizadas.  

1. Juventudes

A tres años del gobierno de Nayib Bukele, las juventudes nos manifestamos en contra de la profunda precarización de la vida, la violencia y discriminación vivida durante este gobierno, en el cual el Régimen de Excepción está siendo la política más represiva y lesiva para las juventudes. 

Durante los dos meses del Régimen de Excepción se han capturado a más de 35mil personas, la mayoría de ellos están entre los 18 y 30 años, así como cientos de menores de 18 años; por lo menos 10 de los 19 muertos en los Centros Penales eran jóvenes. Estas medidas represivas suponen un peso enorme sobre todas las juventudes y sus familias, principalmente aquellas que son diversas, por su zona de procedencia, su orientación sexual, identidad y/o expresión de género, aspecto físico o cualquier otra característica que exprese alguna representación cultural, quienes son estigmatizados por elementos policiales y militares como sospechosos.

En un país donde no se garantizan los derechos fundamentales para las juventudes, tales como: educación pública, gratuita e integral, salud integral, vivienda, deporte, recreación y empleo digno, el gobierno de Nayib Bukele ha respondido con la creación de nuevos centros penitenciarios, con la eliminación de becas para más de 200 niños y jóvenes de educación secundaria, bachillerato y universidad, con el ofrecimiento de enlistarse al ejército, con la migración y ahora con la cárcel. 

Una verdadera política contra el crimen pasa por resolver en parte, el desempleo juvenil que ronda ya el 13.6%. La sociedad salvadoreña necesita cada vez más de hospitales, escuelas, universidades y centros recreativos, un plan de inversión pública en esta infraestructura resolvería en alguna medida los problemas de empleo juvenil y se construiría una base para garantizar los derechos fundamentales que el régimen nos niega constantemente. Sin embargo, a tres años de este gobierno nefasto, no hay ninguna perspectiva de políticas integrales que vayan encaminadas a resolver nuestros problemas.

2. Mujeres

Frente a la violencia que enfrentan las mujeres, el país cerró el 2021 con 132 feminicidios y 707 desaparecidas, la mayoría mujeres jóvenes; mientras que en los primeros dos meses del año 2022 se registraron 20 feminicidios. A esto se suma el recorte presupuestario del 10.9% a las instituciones garantes de los derechos de las mujeres, siendo el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU) uno de las más afectadas, a pesar de que es la entidad rectora para la implementación de Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia y la Ley de Igualdad, Equidad y Erradicación de la Discriminación contra las Mujeres

Durante esta gestión gubernamental, las mujeres se han enfrentado a un limitado acceso a servicios de salud, con la disminución de métodos de planificación familiar, pruebas de tamizaje y seguimiento de casos de cáncer cérvico uterino; la falta de una política de salud sexual y reproductiva se traduce en un incremento de embarazos de niñas y adolescentes de 10 a 14 años, de los que en 2020 se registraron 503, mientras que, en el año 2021, se contabilizaron 530. Así mismo, el incremento de muertes maternas que en 2019 fueron 27 decesos; la cifra se duplicó en 2020 con 46 muertes y 2021 la tendencia al alza continúa con 63 mujeres fallecidas.  

Un ejemplo de la falta abordaje de las demandas de las mujeres es la Ley Nacer con Cariño, la cual no posee un enfoque de derecho para las mujeres, dirigida desde CAPRES y no desde el MINSAL por lo tanto no posee una infraestructura orgánica para su implementación, sino que se ha asignado al recurso humano de los Hogar de Espera Materna sobre saturándolas con tres programas: monitoreo de mujeres embarazadas, la estimulación temprana y banco de leche a estos espacios; además lo que se ha evidenciado de este programa son pequeñas  remodelaciones decorativas en Hospitales Nacionales, donde existe maternidad.

.

3. Salud

Durante estos tres años, el gobierno de Nayib Bukele no ha cumplido con las promesas en materia de salud, contenidas en su Plan Cuscatlán: 

1. La construcción de nuevos hospitales en Chalatenango, Ahuachapán, Atiquizaya y La Unión. Lejos de gestionar nuevas infraestructuras hospitalarias, este gobierno no ha podido ni construir el nuevo Hospital Rosales e iniciar la construcción del Hospital de Nejapa, cuyo préstamo por $170 millones fue aprobado un año antes de su llegada al poder.

Una persona del interior del país, que viaja hacia San Salvador para someterse a un tratamiento médico, puede llegar a gastar hasta $200 en transporte, comida y alojamiento, sin tomar en cuenta los costos de insumos, medicamentos y exámenes que, en muchos casos, son obligados a asumir. 

2. Abastecimiento de medicamentos. Nayib Bukele prometió en su Plan Cuscatlán que el abastecimiento de medicamentos sería del 100% durante su gobierno. Sin embargo, la Contraloría sobre Abastecimiento de Medicamentos, elaborada por el Foro Nacional de Salud en 24 Unidades de Salud y 3 Hospitales, demostró que al 40% de la población no se le estaban brindando sus medicamentos; entre ellos, tratamientos para la diabetes, hipertensión, epilepsia y colesterol alto. Además, se ha registrado en las últimas semanas escasez de vacunas de la tuberculosis para niños de 0 a 6 meses; y de la vacuna para la prevención de la difteria, tosferina y tétano para niños de 6 meses en adelante.  

3. Atención preventiva. El alza de casos de Dengue, enfermedades de infecciones respiratorias y enfermedades diarreicas agudas dejan al descubierto una vez más la improvisación ya característica de este gobierno, que no implementa acciones de promoción de salud y prevención de la enfermedad. Lo anterior se refleja en las asignaciones presupuestarias para el Primer Nivel de Atención del MINSAL, que disminuyeron del 32% al 18% entre los años 2018 a 2022, siendo este el espacio donde mejor se controlan los brotes epidémicos y se puede garantizar que los cuadros médicos de las personas no se agraven. 

5. Participación social y transparencia. Durante estos tres años, el Sistema de Salud ha cerrado los espacios de participación ciudadana y en especial a los liderazgos del Foro Nacional de Salud, a los cuales no se les permite aportar en la elaboración de políticas públicas de salud y en las Redes Integrales e Integradas de Salud y otros espacios contraloría e incidencia. A esto se suma la aprobación de legislaciones como la conocida Ley Alabí y la reserva hasta de cinco años del Plan Nacional de Salud.

4. Ambiente

Concurridos tres años de gobierno del presidente Nayib Bukele y, al escudriñar las ofertas de campaña plasmadas en el eje de medio ambiente del Plan Cuscatlán, encontramos las siguientes promesas que no se han cumplido: 

  1. Reconocimiento del derecho humano al agua y al saneamiento en la Constitución de la República
  2. Modelo urbano hídricamente sostenible
  3. Promover desde el Ejecutivo el desarrollo normativo del derecho al agua y saneamiento
  4. Promover a nivel de los países del istmo medidas legislativas y de otra naturaleza para el manejo compartido de las cuencas transfronterizas, considerando especialmente el caso de la cuenca compartida del Río Lempa
  5. Procurar la consulta previa, libre e informada de cualquier actividad, obra o proyecto de impacto ambiental, local o nacional, y promover la ampliación del plazo de consulta pública para expresar opinión sobre los estudios de impacto ambiental, que contempla el artículo 25 de la Ley de Medio Ambiente.

Al revisar la tendencia que ha tenido este gobierno en materia de protección ambiental, pareciera que el interés por el tema no está en las prioridades de su administración, lo que se evidencia en que hasta la fecha no se ha hecho pública la elaboración de una política ambiental nacional. La única oferta de campaña que se ha cumplido es la agilización y flexibilización de los procesos administrativos que permiten otorgar permisos ambientales para la implementación de proyectos de “desarrollo” para las grandes empresas, sobre todo en materia urbanística.

 Por tanto, a tres años de gobierno del presidente Nayib Bukele, el sector ambiental de la CSMSP hace un balance negativo en materia ambiental en el país, hasta la fecha ninguna política ambiental tomada por el actual gobierno ha ido en función de superar la galopante crisis ambiental y climática que afecta al país. 

5. Agricultura

El sector agropecuario en tres años de gobierno ha mostrado grandes retrocesos en materia productiva:

  1. Por un lado, ha existido una falta de liderazgo claro. En 3 años, en el Ministerio de Agricultura y Ganadería han desfilado 3 ministros y 3 viceministros, situación que muestra la falta de rumbo de las políticas sectoriales y la constante falta de transparencia e inexistente rendición de cuentas.
  2. En materia productiva, los últimos 3 años han significado la menor superficie sembrada de maíz desde la temporada 2011-2012 (379 mil manzanas en promedio 20-21) y la menor superficie desde la temporada 2017-2018 en el caso del frijol (142 mil manzanas en promedio 20-21).
  3. Además, se ha contado con el menor presupuesto para el Ministerio de Agricultura y Ganadería en relación con el PIB desde la temporada 2019, con apenas 0.97%.
  4. Y la menor cantidad de paquetes de maíz entregados (400 mil) desde la temporada 2013-2014.

Adicional a los retrocesos en el sector, se ha impulsado desde el ejecutivo una política de importaciones que ha afectado directamente a la producción nacional beneficiando a opacos grupos económicos antes de a campesinas y campesinos nacionales.

Todo ello ha significado un incremento desmedido en los insumos agrícolas, acompañado de la displicencia gubernamental, situación que se proyecta en una reducción de la superficie sembrada de frijol y maíz para la presente temporada agrícola. Finalmente, a nivel nacional ha aumentado el precio de la canasta básica, de $213 en enero a $221, con tasas de inflación de 9.45% a marzo de 2022.

6  Laboral sindical

Los/as trabajadores/as  han sido impactado por medidas represivas, coercitivas y el deterioro sistemático del marco  jurídico y las garantía de los derechos laborales,  principalmente por los despidos masivos de trabajadores/as de las instituciones públicas, las condiciones laborales deplorables e inhumanas en el sector público y privado. 

En los últimos años la coacción, persecución e intimidación sindical se ha vuelto una práctica sistemática que se aplica a todo nivel, incluso en las instituciones encargadas de velar por los derechos humanos.

Frente a este panorama, la Coordinadora Salvadoreña de Movimientos Populares nuevamente APLAZA la gestión gubernamental del presidente Nayib Bukele y denuncia la violencia sistemática ejercida contra la población salvadoreña a través de la represión, la manipulación, la corrupción, la violación sistemática de los derechos humanos; lejos de responder a las necesidades del país, aumentan las desigualdades e inequidades sociales. 

San Salvador, 1 de junio de 2022