Escuela de Fomación Política ideológica: Corriente Revolucionaria Schafik Hándal

Este día en horas de la mañana se dió inicio a la Escuela Política ideológica para los militantes revolucionarios. Este día 7 de noviembre en el que se conmemoran 104 años de la Revolución Bolchevique de Octtubre en Rusia. Un homenaje y reconocimiento a la primera Revolución en el planeta que demostró a los oprimidos y vulnerables de todos los tiempos que un mundo mejor es posible cuando lo construimos todos y todas que no sólo deseamos aparentes cambios que sólo retocan la fachada del sistema. La revolución en Rusia lidearada por los Bolcheviques y con Lenín a la cabeza terminaron con cientos de años del zarismo y el sistema que lo sustentaba.

Los Bolcheviques desmostraron que la conducción es fundamental en toda revolución y la organización de las masas hasta entonces adormecidas despiertan del letargo de vivir sus realidades sin estar conscientes del por qué, dónde está o están las causas que le dan origen. Lenin y el Partido de los Bolcheviques hicieron una larga tarea sin descanso por educar, formar y orientar a esa multitud de los que no tenían y nada y sin embargo eran los actores principales en la creación del bienestar para una élite o grupúsculo que tenía todo y hasta el poder de callar cualquier reclamo o protesta con los aparatos represivos y hasta el poder que las leyes sostenían ese sistema.

La Corriente Revolucionaria Schafik Hándal CRSH, fiel a los principios y al rumbo Revolucionario, Socialista, y antiimperialista enarbola la Bandera de la Dignidad y de reafirmar una vez más que nuestro pueblo ha entregado abnegadamente un alto sacrificio en vidas, sangre, dolor y sufrimientos los cuales siempre estuvieron sellados por que en El Salvador transformaramos, y hablando al tiempo actual y de cara al futuro que acabemos con las raíces que son la causa y motor de nuestras luchas. Las luchas de nuestro pueblo son legítimas y justas.

“La Revolcuión Rusa: 104 Aniversario”, es a la vez una importantísima oportunidad para recordarnos que otro mundo mejor es posible, como también sacudirnos para que no perdamos de vista a nuestro pueblo sus necesidades, falta de libertades y derechos, como la negación del sistema capitalista y de la administración de turno en los derechos básicos para todos sin excepción.