El Gobierno dispone de mucho dinero pero gasta sin planificación, sin transparencia y sin rendir cuentas claras

0
21
Profesionales por la Transformación de El Salvador (PROES)

El presidente de la república, Nayib Bukele, dice que el Gobierno no tiene dinero  y acusa a la Asamblea Legislativa de obstaculizarle los recursos. Antes declaraciones del presidente, Profesionales por la Transformación de El  Salvador (PROES) expresa lo siguiente: 

  1. El Presupuesto aprobado para este año es de US$6,426 millones de  dólares, de los cuales US$5,441.1 millones provienen de ingresos  corrientes (IVA, renta, otros) y contribuciones (FOVIAL y otras) y US$984.9  de venta de bonos, préstamos aprobados y donaciones. 

2. Entre enero y agosto los ingresos corrientes y las contribuciones  proporcionaron US$3,231.1 millones de dólares. La recaudación mensual  promedio fue menor a la esperada en US$49.8 millones, que multiplicada  por ocho meses da una caída de ingresos de US$398.4 millones en el 

período. 

3. De los US$984.9 millones de bonos, desembolsos de préstamos y  donaciones del presupuesto, el Gobierno ya obtuvo más de US$700  millones. Lo demás lo conseguirá en el resto del año pues son recursos aprobados. El problema está en los ingresos corrientes y las contribuciones,  que han disminuido en US$398.4 millones. 

4. La baja de ingresos no le ocasiona apuros económicos al Gobierno, pues la  Asamblea Legislativa le aprobó (como recursos adicionales al presupuesto) endeudamiento por US$3,046 millones: US$2,000 del decreto 608,  US$1,000 del decreto 640 y US$46 de un préstamo del Gobierno japonés. 

5. De esos recursos aprobados, el Gobierno ha obtenido US$1,410 millones:  US$355 de venta de bonos, US$389 del FMI, US$600 del BID (ya están en  el BCR), US$46 del Gobierno de Japón y US$20 del Banco Mundial. Y quedan US$1,636 millones que podría obtener con préstamos y venta de bonos para completar toda la deuda aprobada. 

6. El Gobierno consiguió otros US$76 millones de tres fuentes que no  requieren aprobación legislativa: US$50 millones del BCIE, US$25 millones  del ISSS, para el hospital del CIFCO, y US$1 millón donado por el SICA.

7. El Gobierno también ha recibido, hasta julio, US$471.12 millones de venta  de LETES (deuda de corto plazo), cuyo monto total pasó de US$991.33  millones en diciembre de 2019 a US$1,462.45 millones en julio de 2020. 

8. Si a los US$1,410 millones de préstamos y bonos les sumamos los US$76 millones del BCIE, SICA e ISSS y los US$471.12 de LETES, nos da que el  Gobierno ha manejado US$1,957.12 millones adicionales al presupuesto  ordinario. Ese monto supera en US$1,558.72 millones la caída de ingresos  hasta agosto. 

9. ¿Qué ha hecho el Gobierno con los US$1,558.72 millones adicionales?  Gastó US$658 millones en la Emergencia: US$60 en el hospital del CIFCO,  US$260 en las canastas de alimentos y US$338 millones en la entrega de  US$300 a 1,126,000 personas. Con lo que le queda (US$900.72 millones) podría pagar los cuatro meses de pensión que le debe a los veteranos de  guerra (US$68 millones) y los ocho meses de pensión que le debe a los  adultos mayores (US$10.4 millones), asignar los US$55 millones de  contrapartida del Fomilenio II y transferir los US$82.4 millones que le  adeuda a las alcaldías. Y todavía le quedarían US$684.92 millones. ¿Por  qué el Gobierno dice que no tiene dinero? 

10. Sobre los gastos realizados por el Gobierno hay serios cuestionamientos.  La Corte de Cuentas tiene observaciones sobre US$30 de los US$338  millones entregados a las familias; el costo de la canasta de alimentos está  inflado, pues según el MAG es de US$91 por unidad, cuando se sabe que  no pasa de US$30; y hay muchos posibles casos de corrupción por montos  millonarios, los cuales deben ser investigados. 

11. Las instancias contraloras del Estado tienen que aclarar el uso que hace el  Gobierno de miles de millones de dólares del erario público. Si no se  detiene el festín ni se castiga la corrupción, el Gobierno podría utilizar  recursos públicos incluso para financiar a los partidos vinculados al  presidente Nayib Bukele. 

12. Las organizaciones sociales, la academia, periodistas y ciudadanía en  general, deben hacer uso de la legislación sobre acceso a la información y transparencia, pues hay suficiente evidencia de corrupción en el Estado. 

13. Como PROES, rechazamos que el presidente Bukele justifique su  ineficiencia y pretenda ocultar los indicios de corrupción pública,  argumentando que la Asamblea Legislativa obstaculiza el acceso a  recursos. 

San Salvador, 9 de septiembre de 2020

Escrito Profesionales por la Transformación de El Salvador

Fuente: PROES

Aktivatè! Indignaté Nuestros Caídos Nos lo Demandan!
Prohibido Olvidar! Ni Perdón, Ni Olvido!