Un Obispo como los tiempos mandan

0
233

20 de marzo

Un Obispo como los tiempos mandan

DICEN QUE DICEN…

“Qué Monseñor Romero nomás comenzar de arzobispo de San Salvador, los más ricos de la capital le quisieron regalar casa regalar carro. Él mismo lo contaba en las comunidades:

– Fue llegando aqui y esa gente me ofreció una casita, pero qué, era una casota. En la San Benito o en La Escalón, que yo eligiera. Les dije que no. Luego me ofrecieron un carrito, pero era un carrote… Les dije también que no. Porque así pasa con los ricos: al principio te buscan amarrar con un mecatito y al final se hace un mecatote y ya no te podes zafar.

Y dicen que cuando las fufurufas de San Salvador se dieron cuenta del cambio de él, comentaron Monseñor muy insolentadas:

– ¡Este muchachito nos salió malcriado!

COMO A LA SEMANA, LE MANDARON UN TRONCO de aparato de sonido que había costado ¡dos mil quinientos pesos de los de aquel tiempo! Bastante caro el regalo, ¿no? Se lo enviaron pagado Cash de la Kismet, porque yo vi la factura.

– Hay que tener cuidado -le alerté-. Quién sabe si encendemos este chunche ¡y lleve pólvora dentro y nos va reventar! O si no viene ya preparado con un micrófono para que usted lo tenga cerca y ellos oír todo lo que se trabaja aquí…

-Devuélvanlo- Monseñor.

Pero los de la Kismet no aceptaron la devolución. Decían que a ellos les habían pagado y que nada querían saber en pleitos de clientes.

(Juan Bosco Palacios)

López Vigil, María.(1993). Piezas para un retrato. 1° edición. UCA Editores. San Salvador. Páginas 113-114

#ProhibidoOlvidar#MemoriaSchafikHandal#SchafikHándalVive#LaLuchaContinúa#LibertadALosPresosPolíticos#ProhibidoRendirse

#InstitutoSchafikHándal