Denuncia Pública, denuncia ciudadana

La ciudadanía en El Salvador vive el doble terror de las pandillas o maras y el terror estatal promovido desde Casa Presidencial por Bukele quien caracteriza por “gobernar” desde las redes sociales. Recientemente las pandillas sembraron el dolor y la muerte en la familia de humildes trabajadores evidenciando una ves más el tan cacareado plan de control territorial del cual se ha negado a dar información desde que se convirtió en inquilino del ejecutivo.

Las Fuerzas Armadas deben conservarse en los cuárteles y cumplir su función constitucional de defender el territorio nacional ante posibles agresiones extranjeras y no la de suplantar las funciones que le corresponden exclusivamente a la policía nacional civil que para eso fue creada en base a los acuerdos de paz firmados en capultepec, México en 1992. La Fuerza Armada y la PNC capturan indiscriminadamente a pobladores de barrios y colonias, de caseríos y cantones incluso en sus lugares de domicilio. Capturar para luego jugar con las cifras y presentarlas estadísticamente como un plan pre electoral. No hay muestras claras por perseguir a los verdaderos hechores y llevarlos ante los tribunales. Lo que hace Bukele es desatar una cacería indiscriminada contra la población trabajadora. Cada crimen cometido por las maras es condenable y repudiable y es necesario enfrentarlas como nación y sociedad y no con pactos con ellos como lo ha hecho el actual mandatario.

Como en todos los aspectos de la vida de la nación demuestra y confirma con creces la incapacidad de dirigir el destino de la nación cuscatleca. Es así como el sábado 9 de abril entre las 8:30 a 8:40 de la noche fue capturado en su casa de habitación en el Bajo Lempa de Jiquilisco, el compañero Arturo Romero Argueta de 50 años, excombatiente del FMLN lisiado de guerra, miembro de ALGES, junto con su hijo Edwin Wilfredo Romero Argueta de 23 años, por la Policía Rural de Tierra Blanca. Los acusan de agrupaciones ilícitas y terroristas. No dejaron que la familia los vea, y les dijeron que hoy lunes 11 de abril 2022) los trasladarían al penal de Mariona.


El hijo Edwin Wilfredo está recuperándose de un trágico accidente en moto que casi lo deja con muerte cerebral y gracias a los medicamentos, terapias y apoyo de la familia poco a poco se iba recuperando, aún tiene amnesia y si no toma sus medicamentos y sigue con sus terapias, puede verse afectada seriamente su salud.


El compañero Arturo, es una buena persona muy colaboradora en su comunidad y siempre está apoyando con transporte a quienes necesitan trasladarse sobre todo en emergencias a clínicas u hospitales públicos.


Originario de Joateca, Morazán, siendo un niño de 8 años se incorporó a la lucha revolucionaria en el Frente Nororiental Francisco Sánchez, luego de que, los esbirros de la dictadura de esa época, asesinaron a su padre.


EXIGIMOS INMEDIATA LIBERTAD PARA NUESTROS COMPAÑEROS!!!

Libertad inmedita e incondicional a todxs lxs presxs politicxs!