El Régimen busca callar el descontento del pueblo criminalizando la protesta social.