Un centenar de académicos, activistas y periodistas de diferentes posturas políticas y perspectivas económicas solicitan a la Asamblea Legislativa derogar la normativa que da curso legal al Bitcoin. En una carta pública, los profesionales advierten sobre posibles graves consecuencias si es implementada la criptomoneda en el país.

Los firmantes señalan que “el Bitcoin no cumple con las funciones básicas del dinero y, debido a su elevada volatilidad de precios, no tiene casi ningún uso como unidad de cuenta o reserva de valor”. También advierten que en una economía dolarizada “podría multiplicar los riesgos sistémicos del país, socavar la estabilidad macroeconómica, reducir el ingreso real de los hogares y deteriorar el bienestar de toda la población”.

Así mismo sostienen que “convertir al país en un centro de minería de criptoactivos puede provocar fuertes impactos ambientales” y que «El Salvador puede convertirse en un paraíso fiscal y un paraíso para el lavado de dinero al entrar en vigencia la Ley del Bitcoin”.

Entre los suscriptores de la carta están: Héctor Dada Hirezi, ex ministro de Economía; Ricardo Castaneda, representante del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI); Merlin Barrera, ex vice ministra de Economía; Omar Serrano, vicerrector de la UCA; María Isabel Rodríguez, ex ministra de Salud; Francisco Díaz, ex superintendente de Competencia; y Mauricio Silva, consultor del Banco Mundial y del BID.

También firman los ex presidentes del Banco Central de Reserva, Óscar Cabrera y Nicolás Martínez; los economistas César Villalona, Luis Membreño, Tatiana Marroquín y Roberto Rivera Campos; las abogadas Berta Deleón y Ruth López; las activistas feministas Morena Herrera y Sara García; y los activistas anticorrupción Eduardo Escobar, Xenia Hernández y Wilson Sandoval.

La opinión de estos profesionales salvadoreños coincide con la perspectiva de reconocidos economistas y organismos financieros internacionales que consideran inconveniente el Bitcoin como moneda de curso legal, entre éstos destacan reconocidos premios nobel de economía como Joseph Stiglitz, Paul Krugman y Robert J. Shiller.