Los que conocimos a la Compañera Conchita, sabemos que representa a la mujer salvadoreña que reconoce y lucha por las causas justas. Como presos políticos la pudimos ver en los años 80`s en las visitas al sector político de «Mariona» en cada ocasión llevando solidaridad, apoyo moral que trasladaba ánimos de lucha. Fué incansable luchadora por los derechos de la mujer, la niñés y la tercera edad. Máxima Rivera, Conchita, no morirá jamás pues estará presente en nuestra memoria y en las marchas emancipadoras por la calles y barrios de San Salvador.

Desde el exterior nos unimos a las condolencias al Compañero Damián Alegría, esposa e hijos, por tan irreparable pérdida./ C. Ejecutivo FMLN en Suecia.