$30 millones de ayuda de $300 a las familias pudieron llegar a pandillas

El FMLN expresó sus fuertes sospechas de que $30 millones de dólares del subsidio de $300 entregado por Bukele a las familias en el marco de la pandemia del Covid-19 pudo quedar en manos de “sectores estigmatizados”.

Salvadoreños se aglomeran frente a un CENADE, un día después que el presidente Nayib Bukele anunciara la ayuda de $300.

En un comunicado en el que evalúa el primer año de gobierno, el partido de izquierda reclama la falta de transparencia en la entrega de los fondos a 100,000 personas, datos que también ha cuestionado la Corte de Cuentas de la República, que aduce no encontró la base de datos de esos 100,000 beneficiados.

Si bien el FMLN reconoce una reducción de los índices criminales, y que el gobierno lo atribuye al Plan de Control Territorial, apunta a que “conocedores en la materia han expresado dudas en la causa de aquella reducción, y lo asocian a un posible pacto con las pandillas”.

La tesis se refuerza, de acuerdo a un comunicado firmado por la Comisión Política del FMLN, “con las informaciones relacionadas a la falta de transparencia en la entrega de $300 a unas 100 mil personas ($30 millones), que los mismos funcionarios de gobierno aseguran que fueron a parar a “sectores estigmatizados” pero de los cuales no ofrecen mayor información”.

También el FMLN advierte que durante la mayor parte de la gestión gubernamental de la pandemia del COVID-19, es usada como “excusa” para “profundizar en los abusos y su estilo autoritario”.

Un total de 1.2 millones de personas fueron beneficiadas con el bono de $300 entregado por el Gobierno de El Salvador en concepto de ayuda por la emergencia del covid-19, según un informe presentado por la presidenta de la Corte de Cuentas de la República, Carmen Elena Rivas, a la comisión Política de la Asamblea Legislativa.

Según el informe, dentro del total de 1.2 millones también existe un grupo de 100 mil personas “que por el momento se desconoce cómo fueron seleccionados”.