Acuerdos de Paz en un contexto que atenta con todo lo logrado hace 28 años

A partir de los acuerdos firmados en 1992 se iniciaron una serie de reformas importantes en materia social, reformas políticas e institucionales que avanzaron también en materia electoral; a partir de ello, promovió elecciones limpias y periódicas. Es de destacar que se superaron las épocas del autoritarismo militar y las dictaduras. Es importante tener presente y reconocer todos esto temas y avance logrados en estos 28 años gracias a aquellos acuerdos.

Pareciera que este nuevo gobierno no está interesado en recordar aquellos acuerdos que plantearon un nuevo diseño de país, marcaron la culminación de una etapa decisiva en la lucha por la conquista de valores como la libertad, la justicia, la democracia, dignidad. Ahora pareciera que se intenta implantar la percepción que no se lograron transformaciones y que la paz no sirvió para nada; este bombardeo va dirigido sobre todo a los jóvenes.

Esta gestión atenta contra todo el proceso democrático iniciado hace 28 años, atropellando programas que surgieron para beneficiar a los sectores más vulnerables y que históricamente habían sido excluidos. Ahora todo está enfocado en beneficiar a los grandes sectores empresariales del país. 

Las principales medidas aplicadas por el gobierno han afectado a sectores de bajos recursos; por ejemplo, los vetos presidenciales como el efectuado al decreto legislativo que otorgaba a la micro y pequeña empresa el acceso al 80% de las compras públicas de los 14 programas establecidos en la Ley de Desarrollo y Protección Social, que abrieron la posibilidad de que la mayoría de las compras del Estado favorezca a grandes empresas.

Sumado a lo anterior, se inició toda una descomposición de programas sociales y desmontaje de las reformas de salud que beneficiaba a jóvenes mujeres, adultos mayores y población LGTBI.  Pero además existe una crisis en la distribución y calidad del agua, aumenta el precio del gas licuado, aumenta la canasta básica, mientras no se observa mayor interés de retomar  el tema de las pensiones y el aumento al salario mínimo.

 Respecto a la seguridad, según encuestas presentadas en esta semana el gobierno sale bien evaluado, lo contradictorio es que lo que se vive en la realidad del territorio choca con esa percepción, ya que lo que se refleja es que han aumentado las desapariciones, las extorsiones y los hechos delictivos; lo que demuestra que el tema es utilizado como propaganda falsa en un contexto de campaña proselitista. 

Este gobierno de publicistas se ha dedicado a realizar todo un montaje de persecución a quienes considera adversarios políticos, tratando de hacer uso de juicios mediáticos respaldado por  instituciones como la fiscalía; lo contradictorio es que dentro de su mismo círculo no se ve interés de atacar la corrupción, lejos de eso su gabinete es muy cuestionado por su falta de transparencia, incapacidad y nepotismo.

Los Acuerdos de Paz son importantes para la memoria histórica y la decisión de este gobierno de no hacer ningún comunicado o sentar alguna postura al respecto demuestra que no se reconoce nuestro derecho como población a conocer y reconocer nuestra historia  y rescatar la memoria, verdad y justicia.