Presidente Sánchez Cerén rinde informe a la nación sobre el alto cumplimiento del Plan Quinquenal de Desarrollo

Discurso del Sr. Presidente de la República
Profesor Salvador Sánchez Cerén


Presentación del Informe del Cumplimiento del Plan Quinquenal del (PQD) 2014-2019

El Salvador Productivo, Educado y Seguro
San Salvador, 22 de mayo de 2019


Muchas gracias, quiero primeramente reconocer su asistencia que expresa también el involucramiento que ha existido del pueblo salvadoreño para lograr este Plan Quinquenal, sin ustedes no hubiera sido posible llegar a estos logros. Por eso, muchas gracias y un fuerte aplauso para ustedes.
Amigas de la prensa.
Hoy, en un ejercicio transparente y cívico, presentamos a la nación el Informe de Cumplimiento de las Metas del Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019 “El Salvador productivo, educado y seguro”.


Este fue un plan construido con la más alta participación ciudadana y alineado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.
Podemos afirmar con satisfacción que, de las 44 metas incluidas en los 11 objetivos del Plan, 21 las cumplimos con anticipación y el resto tiene un avance promedio del 74 por ciento, lo que significa un éxito de la sociedad y de la gestión del gobierno.
Con este acto sentamos un precedente, al rendir cuentas del cumplimiento del mandato recibido, coherentes con nuestro accionar a favor de la transparencia, eficiencia y honestidad en la gestión pública.
Para diseñar, implementar y evaluar el trabajo de las instituciones, creamos el Sistema Nacional de Planificación, que incluye el seguimiento y monitoreo en tiempo real del cumplimiento del Plan Quinquenal.


A partir de estas evaluaciones, podemos afirmar que cumplimos el objetivo para el quinquenio de entregar al país con un fuerte componente de mayor productividad, de mayor educación y mayores niveles de seguridad.
Nuestro gobierno trabajó por el fortalecimiento y consolidación de la democracia. Promovimos el diálogo y la participación ciudadana como ninguna administración lo había hecho.


Mi agradecimiento a todos los sectores de la sociedad, que con mucha diligencia y responsabilidad participaron en las mesas de diálogo y generaron propuestas de desarrollo.
Establecimos y mantuvimos un intercambio permanente con organizaciones sociales, gobiernos locales, asambleas territoriales, partidos políticos, la empresa privada, iglesias y la academia.
Creamos los Consejos de Seguridad Ciudadana y Convivencia, de Educación y de Sustentabilidad Ambiental, con los cuales dimos voz y voto a todos los sectores de la sociedad para impulsar el desarrollo y construir estrategias integrales y perdurables.
El principal resultado de los Consejos fueron los planes El Salvador Seguro, El Salvador Educado y El Salvador Sustentable, con los cuales emprendimos acciones prioritarias y urgentes para enfrentar los principales desafíos del país.
Nuestra democracia se fortaleció en estos cinco años.  Como gobierno fuimos respetuosos, defendimos la pluralidad de pensamiento y la libertad de prensa y expresión.
Garantizamos el Estado de Derecho y respeto a la independencia de los poderes y al cumpliendo con los derechos individuales, políticos y sociales.
En este contexto sentamos las bases para una segunda generación de acuerdos de nación. Yo fui firmante de los primeros acuerdos que trajeron paz al país, hace 27 años nosotros formamos esa cultura de que a través del diálogo podemos resolver los grandes problemas, nunca nadie se imaginó que una guerra de 12 años se pudiera terminar firmando Acuerdos de Paz, negociando la paz.


Ahora, para enfrentar los grandes desafíos se necesita más compromiso, más diálogo de todos los sectores para enfrentar estos desafíos y establecer una agenda, eso es lo que hemos estado trabajando.
Por eso considero que en este contexto sentamos las bases para una segunda generación de acuerdo de nación, proceso que cuenta con el respaldo de las Naciones Unidas.
Avanzamos en el proceso del Diálogo y recientemente los partidos Políticos con representación en la Asamblea Legislativa firmaron la agenda interpartidaria que los compromete a trabajar de forma consensuada para el progreso de país.
Esto es muestra de la madurez política y democrática alcanzada, que debemos continuar porque nos permitirá avanzar en todos los temas.
Amigos y amigas:


Los tres ejes del Plan de Gobierno fueron el estímulo al empleo productivo, el impulso a la educación con inclusión y equidad social, y fortalecimos la seguridad ciudadana.


Gracias a las políticas redistributiva, aceleramos la reducción de la desigualdad, logrando un valor del 0.34 del Coeficiente de Gini en 2017, mientras el promedio en América Latina Central es del 0.49.
Con ello, el Banco Mundial señaló a El Salvador como el país menos desigual de Centroamérica.
Bajamos la pobreza de 37.8 por ciento en 2009 a 29.2 en 2017; y en particular, la pobreza extrema disminuyó del 12 al 7.5 por ciento, con una mejoría en la calidad de vida de miles de familias.
Cumplimos con anticipación la meta de disminuir el déficit habitacional y aumentar más de dos puntos porcentuales el acceso a la energía eléctrica, así como al agua potable.
En salud, la Reforma que iniciamos en el 2009 dio como resultado un sistema público con cobertura nacional y más eficiente.
Elevamos la calidad de los servicios y aseguramos su gratuidad al eliminar la mal llamada cuota voluntaria. No se les olvide, antes pagaban los servicios de salud pública, hoy no se pagan, es gratuito, es producto de esta voluntad, de este gobierno.
En 2009 existían 421 centros de salud, en la actualidad contamos con más de 820.
También se ejecutaron 223 obras en infraestructura y equipamiento, y aumentaron en 40 por ciento las atenciones médicas a partir de 2009 gracias a la gratuidad de esos servicios y la ampliación de su cobertura.
Superamos la meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas de reducir la mortalidad materna a 31.1 por cada cien mil nacidos vivos.

Además, alcanzamos una educación pública universal, gratuita, equitativa y de calidad desde parvularia a la universidad.
Iniciativas como la entrega del paquete escolar hasta bachillerato, la alimentación, el vaso de leche, entre otras, permitieron también reducir significativamente la deserción escolar.
Asimismo, la entrega de más de 112 mil computadoras, a través del programa Una niña, un niño una computadora, abrió el camino a la democratización del uso y enseñanza de las nuevas tecnologías.
De igual manera se multiplicó la cobertura de la educación inicial y las modalidades flexibles para garantizar la continuidad de estudios, así como la Universidad en Línea.


Asimismo, es significativo lo avanzado en la ampliación y mejoramiento de la infraestructura educativa, por lo cual se realizamos tres mil 264 proyectos de reparación, rehabilitación y construcción de centros escolares, mientras 767 fueron dotados con mobiliario.
Capacitamos a más de 31 mil maestros en diferentes especialidades y creamos el Instituto Nacional de Formación Docente, logros que impactan positivamente en la calidad educativa.  
A través del Programa Nacional de Alfabetización, con la participación de más de 100 mil voluntarios, impulsamos una formidable campaña para saldar la deuda heredada de exclusión, y logramos reducir el analfabetismo del 17.97 por ciento en 2007, hasta el 7,6 este año.
Cerramos el quinquenio con tres departamentos (falla audio) se va a declarar San Vicente libre de analfabetismo también, son cuatro departamentos libres de analfabetismo y más de 163 municipios declarados libres de analfabetismo, lo cual demuestra que El Salvador alfabetizado es posible.
Trabajamos en beneficio de la juventud. Creamos Jóvenes con Todo. ¿Hay Jóvenes con todo acá? Hay que dar la pelea porque los diputados la incluyan ya como una Ley de la República para que tengan todos los jóvenes toda la asistencia posible.
Trabajamos en beneficio de la juventud, creamos Jóvenes con Todo, un programa inclusivo de empleo y empleabilidad que ofrece oportunidades en formación profesional, orientación laboral y emprendimientos que han beneficiado a 30 mil jóvenes.

Amigas y amigos:


Asumimos con profundo compromiso el combate a la delincuencia y el crimen organizado. Por primera vez en la historia, la sociedad se unió con este objetivo en el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana.
Los resultados son evidentes: una reducción del 60 por ciento de los homicidios, cientos de toneladas de drogas incautadas, desarticulación de estructuras criminales; y las cárceles, dejaron de ser centros desde donde se dirigía el crimen organizado.


En esta etapa, logramos disminuir el hacinamiento en los centros penitenciarios en un 60 por ciento, desarrollamos con éxito el Programa de Rehabilitación Yo Cambio y el sistema carcelario ha empezado su verdadera transformación. Un fuerte aplauso para todos los participantes del Programa Yo Cambio que están aquí presentes.
Libramos un combate frontal contra la violencia y lo hicimos de manera integral, con un enfoque preventivo para reconstruir el tejido social, generando oportunidades de empleo y empleabilidad y recuperando espacios públicos para el esparcimiento, el deporte, la cultura y el arte.
En este sentido, es necesario mantener y ampliar el Plan El Salvador Seguro, como vía eficaz para reducir al máximo los delitos y lograr un país en paz y en convivencia.

Amigos y amigas:


El país refleja una tasa promedio de crecimiento del 2,4 por ciento anual en el período y las exportaciones aumentaron a más de 5 mil 900 millones de dólares.
Reactivamos la agricultura y fortalecimos la soberanía y la seguridad alimentaria, garantizando el abastecimiento y la estabilidad en los precios.
Como parte de los esfuerzos de brindar seguridad jurídica a quienes trabajan la tierra, beneficiamos a más de 81 mil familias desde el 2009, son personas, son campesinos que trabajan la tierra, que nunca les habían dado la propiedad, este gobierno desde el 2009, le hemos entregado a 81 mil familias, le hemos entregado su propiedad que ya son dueños de esas tierras.
Gracias al sustancial impulso al turismo, registramos un incremento en el número de vacacionistas como nunca antes en nuestro país. Sólo en 2018 recibimos más 2.5 millones de visitantes, El Salvador es un centro de atracción turística y esto representa un crecimiento de 71 por ciento en relación con 2009
Con ello, el sector ha generado un aumento de 31.7 por ciento de empleos formales y el año pasado, ingresos en concepto de turismo internacional ascendentes a mil 532 millones de dólares.
Una de nuestras principales apuestas fue la ejecución del Programa de Desarrollo Turístico de la Franja Costero-Marina, que incluye grandes inversiones como la del Puerto de La Libertad.


En el tema de pensiones, se logró una importante reforma que permitió estabilidad fiscal, pero es necesario transformar el sistema para garantizar una jubilación digna a todos, incrementar la base de cotizantes y asegurar los derechos de los trabajadores.


En nuestro gobierno logramos el más alto incremento al salario mínimo de la historia y garantizamos la transparencia del debate en el Consejo Nacional del Salario Mínimo. Además, atendimos las demandas de aumentos de otros sectores de la sociedad.
En el campo de la energía eléctrica diversificamos la generación y ahora contamos con una de las mayores centrales con uso de energía solar de Centroamérica.
Además, ampliamos la hidroeléctrica “5 de septiembre” y próximamente aumentaremos la generación con fuentes como biomasa, eólica y gas.


Como parte de la política de conectividad invertimos más de 150 millones de dólares en la modernización y ampliación del Aeropuerto San Oscar Arnulfo Romero, y más de mil 500 millones de dólares en obras de infraestructura vial.
Hemos impulsado un gobierno digital que facilita la entrega de servicios a la ciudadanía, la realización de negocios y la conectividad.
En el tema de aduanas, se modernizó el sistema para que muchos de los trámites puedan realizarse en línea, y nos unimos a la Unión Aduanera del Triángulo Norte.
Las políticas públicas implementadas durante nuestro gobierno permitieron reducir en un 60 por ciento la migración irregular, el único país de Centroamérica en lograrlo.
En nuestro objetivo de construir un país con todos y para todas incluimos en las políticas públicas a la población residente en el exterior.
Mi reconocimiento a los demás órganos del Estado, con los cuales hubo coincidencias y también discrepancias, pero siempre ganó la institucionalidad del país.


Es importante destacar también el esfuerzo permanente y conjunto desplegado con los gobiernos municipales y las asociaciones municipales para impulsar la territorialización de las políticas públicas y el desarrollo territorial del país.
Cumplimos nuestro objetivo de ser un país abierto al mundo, como lo demuestran las alianzas y acuerdos alcanzados con diversas naciones.
Agradecemos a la comunidad internacional aquí presente, por todo el respaldo brindado a nuestra gestión. Yo pido un fuerte aplauso para toda la cooperación que ha sido un factor importante para que esto se haya logrado.
Siempre mantuvimos el respeto a la soberanía de los demás países, y actuamos bajo el principio de autodeterminación y la no injerencia en los asuntos internos de otros estados. Sobre esa base, abogamos por la solución pacífica de las controversias en cualquier parte del mundo.


Esta posición elevó el prestigio de El Salvador y le valió ocupar la presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y caribeños, CELAC, la Conferencia Regional de Migraciones y el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.
Contribuimos firmemente también a la consolidación del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), que logró importantes avances en estos cinco años.
Amigos y amigas.
La implementación del Plan Quinquenal de Desarrollo “El Salvador productivo, educado y seguro” fue el más integral trabajo de planificación y ejecución de metas que un gobierno de nuestro país ha realizado.
Aún hay procesos que son necesarios consolidar. Sin embargo, estamos en la ruta del crecimiento económico y el desarrollo social y ambiental.
Todo el trabajo realizado estuvo en consonancia con la histórica lucha del pueblo salvadoreño. Con cada acción honramos a los miles de héroes que, en diferentes etapas de nuestra historia, ofrendaron sus vidas por ver nacer en esta tierra la justicia, la libertad, la igualdad y la prosperidad para todas y todos.
Es nuestro más anhelado deseo ver multiplicados estos éxitos en los próximos años, para beneficio de un pueblo que ha trabajado sin descanso y lo merece.
Estos avances deben continuar, ampliarse y profundizarse.
Tengo la confianza en que el pueblo sabrá evaluar los aciertos y lo mucho que alcanzamos durante esta gestión.
El pueblo salvadoreño es el principal protagonista de todo lo alcanzado.

Agradezco el apoyo, la confianza, el esfuerzo y el acompañamiento de cada compatriota en estos cinco años para construir un El Salvador productivo, educado y seguro.
Muchas gracias.