El pueblo salvadoreño exige: ¡Libertad para Lula!

Movimiento Salvadoreño por la PazMovimiento salvadoreño de Solidaridad con Cuba

7 DE ABRIL: JORNADA MUNDIAL ¡LULA LIBRE!

La lucha de los pueblos latinoamericanos por su soberanía y su independencia se vio fortalecida por la llegada a los gobiernos de sus respectivos países de luchadores sociales por la democracia y la participación de grandes masas de población en los destinos de sus países, fue así que en 1999 asume el gobierno de Venezuela Hugo Rafael Chávez Frías; en 2006, Evo Morales en Bolivia; en 2003 Lula en Brasil y Nestor Kirchner enArgentina; 2008 Fernando Lugo en Paraguay; en 2007 Rafael Correa en Ecuador;  en 2006 Manuel Zelaya en Honduras y en 2009 Mauricio Funes en El Salvador.


Si bien con muchas diferencias, todos ellos manifestaban tendencias progresistas democráticas o revolucionarias. Posteriormente, el ataque imperial utilizando el Poder Legislativo y el Judicial de Honduras, logran el derrocamiento de Manuel Zelaya en junio de 2009, posteriormente en 2012 mediante un golpe parlamentario es derrocado Fernando Lugo en Paraguay, en Argentina llega al gobierno un neoliberal  en 2015 y el gobierno de Dilma Roussef se ve atacado permanentemente hasta que la derecha oligárquica logra sus destitución el 31 de agosto de 2016; y posterioemente se dan a la tarea de desacreditar a Luiz Ignacio Lula Da Silva, hasta que sin tener ninguna prueba que demuestre su culpabilidad lo condenan, primero a 9 y luego a 12 años de cárcel, el 7 de abril de 2018.


La lucha de los pueblos de América Latina por conquistar y defender la democracia tuvo un periodo de auge entre 1999 y 2015 debido al reconocimiento de la necesidad de mantener la unidad de los gobiernos latinoamericanos a pesar de pertenecer a orientaciones políticas diferentes, fue a sí que se constituyeron organismos como la UNASUR, que defendía la necesaria unidad de acción de las Naciones del Sur, así como la CELAC, que basándose en una plataforma de defensa de la soberanía de los pueblos y gobiernos de América Latina, logran constituir una organización que defiende la soberanía , la independencia y la paz de los pueblos latinoamericanos y caribeños.


Se crearon plataformas solidarias para ayudar a los pueblos a luchar por romper con las desigualdades promoviendo la solidaridad, como lo es PETROCARIBE, Misión Milagro, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América ALBA, que promovieron ayuda a los pueblos y gobiernos de América Latina, inclyendo a sectores de población desposeída en los Estados Unidos de América.


Tratando de romper con este espíritu latinoamericanista-solidario, los gobiernos de EEUU intensificaron sus esfuerzos por acabar con los gobiernos progresistas y democráticos ya mencionados utilizando los medios tradicionales del golpismo, solo que esta vez utilizando una fórmula que habían iniciado en Egipto: el golpe de los jueces, es decir la utilización de los parlamentos coaligados con el poder judicial y grupos de militares, que obedeciendo las órdenes del Norte, se lanzaban a destituir presidentes y presidentas, valiéndose de cualquier hecho, comprobado o no; por otra parte promovían figuras neoliberales serviles a sus intereses para ganar las presidencias de los derrocados.


Este ha sido el caso de Brasil, como se menciona más arriba, la operación imperial logro, primero, el derrocamiento de Dilma Roussef el 31 de agosto de 2016, valiéndose de una serie de acusaciones no comprobadas—siguiendo el mismo menú repetido de lo actuado en Honduras, Paraguay y posteriormente utilizado en El Salvador tratando de condenar al expresidente Mauricio Funes.

Posteriormente y previendo que Luiz Ignacio Da Silva—Lula–seguía siendo querido por el pueblo brasileño, lo cual constituía un riesgo de que ganara la presidencia de la República Federativa de Brasil, el 7 de abril, el juez Sergio Moro ordena sea encarcelado para cumplir una condena de 12 años en prisión sin aportar ninguna prueba concluyente. Se trató de un juicio político contra quien podría ganar las elecciones presidenciales acompañado del pueblo brasileno.


Por ello, desde El Salvador, el Movimiento Salvadoreño por la Paz nos sumamos al clamor universal que reclama: ¡Lula Libre!


¡Exigimos se libere al dirigente popular brasileño Luiz Ignacio Da Silva, Lula y se le restituyan todos sus derechos ciudadanos y políticos!


El pueblo salvadoreño exige: ¡Libertad para Lula!¡Que vivan los pueblos latinoamericanos y caribeños!¡

Viva Lula!


Movimiento Salvadoreño por la PazMovimiento salvadoreño de Solidaridad con Cuba7 de abril de 2019