“En las universidades se enseña lo que Marx llamaba economía vulgar, desligada de la política y las relaciones sociales”

A 200 años del nacimiento del pensador Karl Marx, hablamos de su obra con Antoni Puig Solé, miembro del Seminario de Economía Crítica Taifa, quien explica por qué las ideas de Marx siguen siendo válidas y necesarias aún hoy en día.

Escrito por Marta Curull   16.12.2018 – 21:45

Celebramos el bicentenario del nacimiento de Karl Marx de la mano de Antoni Puig Solé, miembro del Seminario de Economía Crítica Taifa. Repasamos la obra y la vida de Marx, más allá de El Capital, subrayando como el capitalismo de nuestros días conserva las grandes características que describió la obra de Marx hace más de 150 años. Hablamos también de su análisis de la economía política que tendía, y tiende aún desde las universidades, a hablar de economía exclusivamente desde el punto de vista de la burguesía, considerando sólo los aspectos positivos de la forma de producción capitalista.

La aportación de Marx incluye el punto de vista del proletariado y define el capitalismo, embrionario en ese momento, como una nueva forma de producción que no acaba con la explotación de los trabajadores, sino que, simplemente, lo organiza de una manera diferente. Releemos, pues, en esta entrevista, la extensa obra de Marx y entendemos por qué sigue siendo tan importante 200 años después.

¿Por qué sigue importante hoy, a 200 años de su nacimiento, seguir hablando de Marx?

Marx tuvo la oportunidad de vivir el momento en que el capitalismo comenzaba a aparecer; aún no era el sistema hegemónico en todo el mundo que conocemos ahora y él ya se dio que era un sistema embrionario que acabaría dominando el mundo en los siglos próximos. En ese momento, para abordar el estudio del capitalismo, algunos pensadores optaron por la economía política, una vertiente que, según Marx, era limitada porque estudiaban los aspectos positivos que había llevado la aparición del capitalismo y, por tanto, se situaban desde la óptica burguesa.

Marx, sin negar los aspectos positivos que pudiera tener, se situaba en el punto de vista del proletariado y consideraba el capitalismo como una nueva forma de producción, que únicamente organizaba la explotación de manera diferente.

La obra de Marx tiene un componente de clase importante

Sí, podríamos decir que es una obra clasista; y cuando hablamos de clasismo debemos tener en cuenta que queremos decir, porque, de entrada, el término clasista es negativo y Marx estaba en contra de la existencia de las clases sociales. Él se plantea llegar a una forma de organización social diferente en la que no haya ni explotación ni opresión.

Pero esto sólo era su objetivo; lo que hacía era analizar qué sucedía en el momento que le tocó vivir y plantea que podría llegar a pasar en un futuro inmediato basado en su sociedad actual, que sí era clasista. Su actuación científica, política y social, pues, no podía ser hecha al margen de la sociedad de clases: en una sociedad clasista, tus opciones son clasistas.

La obra más importante de Marx es El Capital. ¿No crees que el capital ha cambiado desde que Marx escribió este libro?

Sí, ahora es un sistema que infecta todo el mundo, cuando en aquella época todavía había zonas en las que el capitalismo era desconocido. También es cierto que las finanzas, durante las últimas décadas, han tenido un papel mucho más importante de lo que tenían en ese momento. Parece, a primera vista, que el capitalismo ahora no tenga mucho que ver con el de entonces, pero es que las explicaciones y teorías económicas de nuestros días esconden, ignoran o minusvaloran, los aspectos en los que Marx puso el acento. Hoy hablamos mucho más del intercambio mercantil que de la explotación del trabajo y podría parecer que la obra de Marx está desfasada. 

Pero esto sólo es para que la corriente de pensamiento económico hegemónica actualmente es la de la economía política, que ignora las aportaciones de Marx y provoca que cualquiera que le quiera dar importancia quede en ridículo.

ESCUCHA LA ENTREVISTA EN RÀDIO TERRA

¿Consideras correcta la afirmación de Marx que dice que la base material determina la conciencia?

Esta frase nos permite entrar en una faceta de la obra de Marx, que no es tan conocida como El Capital, que es lo que Engels llamaba concepción materialista de la historia, según la cual la historia no se puede explicar sin tener en cuenta la realidad material en la que viven las personas. Para Marx, el hombre es parte de la naturaleza y se relaciona de manera metabólica, actuando y modificándola según su conveniencia. Esta relación se efectúa a través del proceso de trabajo, que depende de la base tecnológica y del sistema de relaciones sociales.

Cuando hablamos de este sistema de relaciones sociales, hablamos de cómo los seres humanos se relacionan en base al proceso productivo. Todos estos factores son esenciales para analizar de manera correcta la conducta humana. La conciencia, la acción, la actividad política y la organización no salen por azar; la realidad es independiente de nuestra voluntad. Si entendemos esto, nos será más fácil ver cómo podemos actuar sobre nuestro contexto y modificarlo.

Hablabas antes explicando que el estudio de Marx sale como contraposición de las definiciones de economía que se daban en ese momento y que favorecían sólo a la clase burguesa. ¿Sigue pasando esto, en las universidades?

E incluso un poco peor. Marx hablaba de diferentes corrientes, una era la economía política, que respetaba y dedica buena parte de su vida a estudiar la desde la óptica crítica. Por eso El Capital tiene como subtítulo “crítica de la economía política”. Pero a la vez hablaba de la economía vulgar, que era una corriente que no buscaba entender cómo funciona el sistema político sino que justificaba el sistema burgués y las relaciones desiguales bajo el capitalismo buscando como hacerlo más eficiente.

La economía que se enseña en las universidades prácticamente no tiene en cuenta la economía política; se lee Keynes de paso y, incluso te pueden dar el título sin haber leído Adam Smith. En cambio se leen muchos manuales de micro y macro economía que, a pesar de ser muy elaborados, se parecen más a lo que Marx definía como economía vulgar. De hecho el muelle político ha desaparecido; se intenta hablar de economía desligándola de la política, desligada de la base material. Se intenta elaborar una teoría económica que valga para cualquier momento, como si la situación siempre fuera igual, con el único objetivo de buscar formas más eficientes de hacer funcionar el mercado.

¿Nos hemos olvidado que hay más economías más allá del capitalismo y que la economía es política?

Parece que el capitalismo sea un hecho transhistórico que se haya producido siempre: es verdad que las mercancías y la moneda hace siglos que están, y son elementos característicos del sistema capitalista, pero no son figuras que puedan existir sólo bajo este sistema. Lo que dice Marx es que hubo un momento histórico en que el capitalismo lo subsume todo ya partir del cual el capitalismo se convierte en el rey del mambo de los sistemas económicos de los próximos siglos. Marx vio como el capitalismo comenzaba a infectar nuevos países y nuevas facetas de la producción que no estaban mercantilizadas, como la enseñanza, el sistema de producción social o la sanidad.

Resumiendo las 9.000 páginas en el que explica qué es para él el capital, Marx dice que es una forma de producción que necesita de un sistema de relaciones en el que haya capitalistas y trabajadores, a partir del cual se permite revalorizar una cantidad de dinero a raíz de un proceso de trabajo que explota a los trabajadores. Así, hay una gran parte de la sociedad que para poder trabajar o relacionarse debe hacerlo bajo las órdenes del capital.

Entendiendo esto, podemos entender por qué los ricos son cada vez más ricos y los pobres, en términos relativos, más pobres. La economía clásica nos habla de este fenómeno y lo reconoce, pero no buscan las causas. Por eso hay tanta diferencia entre el marxismo y el resto de corrientes económicas.

Desde tu punto de vista, ¿quienes son los verdaderos marxistas?

Durante muchos años ha sido marxista aquel que se autoproclama, pero los verdaderos marxistas los deberán nombrar los hechos y la práctica. Marxistas son o seremos quienes tengamos capacidad para usar la obra de Marx como herramienta que ayude a que la clase obrera asuma el protagonismo político y conquiste el autoliberación.


Esta entrevista es fruto de la colaboración entre la Fundació Periodisme Plural y Ràdio Terra, para un periodismo colaborativo y cooperativo

Fuente: Catalunya Plural