ESPECIAL: Relaciones diplomáticas con China fortalecen cooperación comercial con Centroamérica

Por Fernando Muñoz y Xi Yue

ZHUHAI, China, 2 nov (Xinhua) — El establecimiento de relaciones diplomáticas de Panamá y El Salvador con China ha dado mayor fluidez a las relaciones comerciales y ha convertido al país asiático en un socio estratégico de la región centroamericana.

El viceministro de Comercio Exterior de Panamá, Néstor González, recuerda la dificultad de los negocios y las exportaciones panameñas hacia China en el pasado, en especial en el sector alimenticio, debido a la inexistencia de relaciones diplomáticas entre los dos países.

“Era un poco difícil tener la colaboración en cuanto al acceso del mercado, en especial los productos alimenticios que son lo que Panamá exporta principalmente”, aseguró en entrevista con Xinhua durante la XII Cumbre Empresarial China-Latinoamérica y el Caribe que se realiza en la ciudad de Zhuhai, en la provincia sureña china de Guangdong.

Ahora, con el inicio de las relaciones diplomáticas, establecidas en junio de 2017 y con las recién establecidas negociaciones de un acuerdo comercial bilateral “se están facilitando algunas exportaciones”, en especial las de plantas, carnes, camarones y algunos productos agrícolas, subrayó el funcionario.

Sin embargo, “hay mucho que trabajar, hay mucho que hacer, creo que no necesariamente vamos a tener un aumento de exportaciones hacia China de una forma rápida, hay que trabajar, hay que iniciar las relaciones comerciales entre los sectores exportador e importador”, precisó el funcionario panameño.

Además del inicio de esas negociaciones para un acuerdo comercial entre China y Panamá, el Gobierno chino está ayudando a fortalecer el sector productivo panameño, brindando asesoría tecnológica y modelos comerciales para mejorar la relación comercial bilateral, explicó.

Las negociaciones para ese acuerdo se realizan en base al respeto y buscando las mejores oportunidades para ambos países, según el viceministro.

“Las negociaciones tomarán el tiempo que sea necesario, puede ser un año o dos años (…) ha primado el respeto mutuo, en cuanto a las culturas, y ver las oportunidades entre ambos países. Creo que las economías de los dos países se complementan”, señaló.

Precisó que Panamá tiene fortalezas en el sector financiero, de servicios y marítimo, lo que le da oportunidades para sentarse en una mesa de negociación y llegar a un acuerdo que beneficie a los dos países.

Con el fin de “estrechar aún más los lazos de amistad y diplomáticos” entre ambas partes, el presidente panameño, Juan Carlos Varela, lidera la comitiva panameña que participará en la primera Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE, siglas en inglés), del 5 al 10 de noviembre en la ciudad de Shanghai.

“Lo más importante es que China permite que vengan exportadores que ofrezcan productos a importadores chinos, con lo cual no hay alguna competencia”, dijo el viceministro panameño al confirmar que unas 20 empresas de su país participarán en la CIIE.

En ese mismo sentido, la viceministra salvadoreña de Comercio e Industria, Merlin Barrera, destacó que en su país hay “empresarios muy emprendedores” y ese espacio en Shanghai, donde asistirán unas 13 compañías de su país, en su mayoría del sector agroindustrial, ofrece varias oportunidades para ellos.

“Va a ser muy importante porque vamos a poder identificar nuevos productos, nuevas alianzas de inversión que pueden desarrollarse al futuro y ampliar el comercio y las relaciones de cooperación”, resaltó Barrera, cuyo país estableció relaciones diplomáticas con China el 21 de agosto último.

Subrayó que el establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y El Salvador ha permitido un aumento en el comercio bilateral.

“Nuestras fortalezas más importantes son el café, azúcar de caña y productos derivados de la agroindustria”, dijo la funcionaria al indicar que gracias a estas nuevas relaciones se pueden abrir nuevas oportunidades para los dos países.

La viceministra destacó por otro lado que no se puede ver a China tan solo como un mercado para los productos latinoamericanos, sino como un socio que ayudará al sector productivo salvadoreño a generar una nueva industria manufacturera que aproveche las ventajas tecnológicas que ofrece China.

“Esperamos que muchas empresas chinas lleguen a El Salvador para invertir en infraestructura y proyectos de socios públicos y privados. Ambas partes se van a beneficiar”, indicó.

Barrera destacó que países como Brasil, Colombia, Panamá y Uruguay, entre otros, ya le han tomado la delantera a su país en materia de aprovechar los espacios que ofrece China para el ingreso de productos latinoamericanos a su mercado, pero El Salvador buscará acortar diferencias en las múltiples ferias y eventos en el futuro.

“El pueblo salvadoreño y los empresarios tienen una enorme expectativa de esta relación que se ha abierto (…) Esperamos que a partir de esta apertura y en estos espacios en los que nos permiten participar se puedan abrir muchas oportunidades para el desarrollo tecnológico y de innovación, para así atacar de fondo el problema de la pobreza y la inmigración” en El Salvador, puntualizó.