“El inicio de una campaña electoral que marca dos visiones políticas”

Publicado el octubre 5, 2018


En este contexto, el inicio de la campaña electoral del partido tricolor, lejos de centrarse en buscar soluciones para que el país salga adelante, sigue siendo el centro de la atención no por sus propuestas políticas, sino por las polémicas entre sus líderes, a eso se le suma una baja participación de sus correligionarios y nulo apoyo de los sectores populares del país.  Así lo evidencian las imágenes que presentan los medios en la proclamación del candidato presidencial Carlos Calleja, pretendiendo tapar su incompatibilidad con el pueblo con la cara de una falsa ingenuidad.

Por tal motivo, no les queda más que alegar un discurso triunfalista; para así levantar el rostro de un partido que ha perdido la credibilidad por estar enmugrecido y salpicado de tanta corrupción.

El partido ARENA, ha demostrado históricamente que encarna un modelo neoliberal que produce y reproduce pobreza, alto costo de la vida, desempleo, crisis económica, crisis fiscal, etc.; y no posee la capacidad ni la voluntad política de resolver los problemas fundamentales del país; tiene la carga de llevar en sus hombros altos niveles de corrupción que recaen en nombres concretos de sus funcionarios, sin dejar de lado la promoción de los típicos valores capitalistas (consumismo, individualismo, egoísmo); sumándole sus evidentes pretensiones de seguir con las privatizaciones de los bienes públicos como el agua y la salud.

Por otro lado, Hugo Martínez y Karina Sosa por el FMLN, han iniciado la campaña con el acompañamiento del pueblo y de la militancia. A tempranas horas del día miércoles 2 de octubre arrancaron la Campaña Electoral 2019 denominada “Con la Fuerza de la Gente” que se activó en todo El Salvador. Lo que ratifica que esta fórmula representa la continuidad de un proceso de cambio iniciado en 2009 con el primer gobierno de izquierda en la historia del país.

El FMLN se ha caracterizado por ser la más grande organización política y fuerza movilizadora con fuerte arraigo popular, que presenta propuestas realmente alternativas al modelo neoliberal, porque se identifica con las necesidades y luchas populares, siendo reconocido por gran parte de la población como la única fuerza que defiende sus intereses y combate los abusos de los grupos de poder económico. Además, posee excelentes relaciones con gobiernos y fuerzas políticas importantes en América Latina y otras partes del mundo, como el reciente establecimiento de relaciones diplomáticas con China. 


Ante tal situación, no cabe duda que este banderillazo de salida para la campaña electoral para las Presidenciales 2019-2024, tenga como objetivo de la derecha el descrédito sin medida, con el apoyo de sus medios escritos, y columnistas que pretenden desgastar la credibilidad e imagen del gobierno del cambio, los funcionarios y políticos de izquierda, con de fin de derrotar al FMLN, y con ello, enterrar la esperanza de todo un pueblo.

Por tal motivo, la derecha no dudará en incluir como objetivo de desgaste a la fórmula Presidencial de Hugo Martínez y Karina Sosa, quienes han demostrado tener un respaldo de la población que tienen el deseo de seguir transformando el país. Esas arremetidas han “coincidido” con el arranque oficial de la campaña sucia de la derecha y sus medios escritos, que profundizan acciones como desacreditar a ex–funcionarios, políticos, programas de gobierno y tergiversación de proyectos de ley exitosos de este gobierno.

No cabe duda que la reciente estrategia de Estados Unidos, con el cambio de representante  en El Salvador, no solo es un respaldo político-moral a las derechas del país; sino que también es un mensaje claro de injerencia, que pretende contener la llegada de otro gobierno de izquierda al país. Este mensaje viene con fuerza tras la decisión soberana de El Salvador de abrir relaciones con China, reconocido como una “amenaza mundial” para EE.UU.

Sumado a lo anterior, no cabe duda que la otra estrategia del imperialismo la representa la otra cara de la derecha salvadoreña: Nayib Bukele y Félix Ulloa por el partido GANA, fundado en 2010 como resultado de una división de ARENA. Es decir, una expresión política cuyos propósitos, en esencia, son los mismos de ARENA; aunque en los medios de comunicación y redes sociales pretenda presentarse falazmente como “nueva derecha”. La verdad es que GANA y su fórmula presidencial, establecen una relación recíproca infectada de maquiavelismo, oportunismo y ambición de poder, sin importarles en lo mínimo principios éticos. En definitiva, son los mismos defensores del neoliberalismo, corrupción, incapacidad y falta de voluntad política para resolver los problemas de país.

Contra esta campaña electoral mediática, virtual e injerencista que busca el fortalecimiento de las derechas salvadoreñas se enfrenta el FMLN. Pero hay que tener claro en el actual escenario electoral que hay dos opciones: la primera, la propuesta del único proyecto de izquierda abanderado por el partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que en nueve años de gobierno ha puesto la institucionalidad del Estado en función social, económica y humana, reivindicando la lucha popular histórica por una sociedad justa y democrática. Y por otro, las promesas falsas del proyecto de las derechas, que buscan regresar para fortalecer la herencia de los gobiernos neoliberales que pusieron al Estado en función de los intereses anti-populares de la oligarquía.

Fuente: Colectivo de análisis de la  realidad salvadoreña.