La derecha apesta a mentira, corrupción e impunidad mientras el FMLN recibe apoyo masivo del pueblo salvadoreño

La sentencia judicial emitida por el caso Saca, reafirma una vez más que hundió al país en la miseria y la inseguridad, hoy sigue utilizando sus elementos especiales del Estado burgués y sus medios de desinformación para ocultar la podredumbre de sus entrañas; mientras el gobierno de izquierda del presidente Salvador Sánchez Cerén ha hecho avanzar social y económicamente al país en materia de políticas públicas y de la función social del Estado, muy a pesar del bloqueo de la derecha en la Asamblea Legislativa y en la Sala de lo Constitucional.

Si en tiempos de guerra, ARENA, desde su gestación utilizó al ejército y “cuerpos de seguridad” para torturar, desaparecer o asesinar a miles de salvadoreños, como el magnicidio de Mons. Oscar Arnulfo Romero (24 marzo 1980) instigado, diseñado y ordenado por su fundador Roberto D`abuisson o la masacre de los Sacerdotes Jesuitas (16 noviembre de 1989), siendo presidente Alfredo Cristiani, después de los Acuerdos de Paz ha continuado violentando las leyes de la República y los derechos del pueblo salvadoreño con su mentira, corrupción e impunidad.

El Fiscal Douglas Meléndez, con el propósito de lograr la reelección de su cargo, como emblemático sobalevas de la derecha, ha encubierto el fondo de la corrupción de ARENA y ha desviado la atención responsabilizando a funcionarios y personalidades de izquierda de corrupción sin ningún fundamento.

Este personaje vil y oscuro de la derecha, miente por dos razones. Una, porque al negociar un “juicio abreviado” con Saca, presidente de Arena y fundador de GANA,  le dio el privilegio de purgar solo 10 años de cárcel a un maleante que robó al pueblo más de $300 millones; mientras por delitos mucho menores, hay individuos que pagan penas carcelarias de más de 10 años. Y otra, en vez de hacer un “destape de la corrupción”, tapó la corrupción descaradamente al omitir investigar a funcionarios de ARENA, que fueron destinatarios de casi $10 millones,  donde se suman medios de comunicación y periodistas que también fueron destinatarios, así como a los bancos cómplices de las transacciones corruptas. 

Cabe decir, que entre los funcionarios del gobierno arenero de Saca y alto dirigente de ARENA en ese entonces, está Walter Araujo, quien aunque se desempeñó como presidente del Tribunal Supremo Electoral, curiosamente no ha opinado sobre el tema; y actualmente, en nombre de una “nueva derecha” es el principal promotor mediático de la candidatura presidencial de Nayib Bukele. 

Después del 4 de marzo los partidos de derecha ARENA, GANA, PCN, PDC, apostaban porque el FMLN mediáticamente se mantuviera en una posición derrotada antes de competir en los comicios; por eso, la demostración de fuerzas realizada el pasado nueve de septiembre fue un mensaje para reafirmar la coordinación, convocatoria y movilización de miles de militantes y pueblo en general que apoyan y creen en un proyecto político dirigido por el FMLN.

Esto demuestra en la realidad y no mediáticamente, donde se mofan con diversos artilugios en las redes sociales, que creyendo que un vídeo o una publicación con miles de “likes” es sinónimo de algún respaldo social o un apoyo masivo en las calles, cuando se puede adquirir un servicio de empresa para viralizar las publicaciones con cuentas falsas.

El FMLN es el único partido que históricamente ha respaldado la lucha de los trabajadores por un aumento histórico del salario mínimo, con lo que se ha dinamizado el ingreso de las microempresas como en ningún momento antes; la mortalidad maternal ha bajado más rápido que nunca; y por último los programas escolares (desde el uniforme, el vaso de leche hasta la enseñanza flexible y el combate contra el analfabetismo), por primera vez la educación pasó a ser gratis desde la primera infancia hasta la universidad. En el analfabetismo no solo se logró declarar a San Salvador, como la tercera capital sin analfabetismo en la región, sino también en los últimos nueve años el sistema escolar ha producido mucho menos analfabetas que antes y esta cifra no la mencionan los principales medios de comunicación de la derecha. 

Por tal motivo, el FMLN no solo se enfrenta a tres fórmulas de derecha, sino también a los medios que fundamentan su sucio discurso, que tratarán a toda costa seguir desgastando la credibilidad de un partido que nació con ideario, principios y práctica política, identificado con los intereses y anhelos de las grandes mayorías de nuestro país, lo que define, política e ideológicamente, el papel transformador dentro de la sociedad.