Sin flitros. La realidad sobre los auto exiliados de Nicaragua.