Pretendiendo moldear la realidad del país desde las Salas de Redacción

Análisis de medios, semana del 18 al 24 de mayo de 2018

Cada año, al acercarse el 1 de junio, los medios de comunicación principalmente de la derecha, incrementan su cobertura sobre aspectos de seguridad, donde hacen énfasis en el número de asesinatos, robos y actos criminales; no es simple coincidencia, más bien responde a un juego de mediciones y a una estrategia que apremia incrementar noticias respecto a temas susceptibles con el objetivo de re-dirigir la percepción de la población especialmente hacia la gestión del actual gobierno y su trabajo. 

Justamente el 1 de junio se cumplen exactamente 4 años en el que Salvador Sánchez Cerén asumió la dirección del ejecutivo en nombre del FMLN y del pueblo salvadoreño en general, los medios tradicionales, con clara tendencia política-electoral cuando se cumple otro año del periodo gubernamental, van asumiendo su papel de vasallos mediáticos, obedeciendo la doctrina de re-dirigir la opinión; y por eso, hacen uso tendencioso de las “evaluaciones” para seguir menoscabando la gestión 2014-2019.

Lo contradictorio es que mientras dan a conocer los resultados, donde se reprueba la gestión del presidente actual, y se coloca a personajes en la delantera de las presidenciales en las principales portadas de los matutinos, mostrando un carácter parcializado y subjetivo, no dan  convenientemente a conocer la otra información, donde la población salvadoreña afirma no querer que ARENA vuelva a gobernar el país (68.1%) , ni tampoco evidencian que el 87.5% de los salvadoreños y salvadoreñas creen que hubo corrupción en los gobiernos de ARENA.

Sumado a lo anterior, los medios de comunicación hacen intentos infructuosos de presentar una buena imagen del partido tricolor, destacando a una fracción en la Asamblea encabezada por Norman Quijano, a favor de las grandes decisiones del país, como las discusiones a favor de aprobar la reforma al artículo 26 de la Ley de Carreteras y Caminos Vecinales, en el marco de los criterios que exige la Corporación Reto del Milenio (MCC, en inglés) para que financie $11.5 millones para un proyecto de asocio público-privado (APP) que impulsa en el país FOMILENIO II, relacionado con la iluminación y colocación de cámaras de video vigilancia en 140 kilómetros de vías alrededor del Área Metropolitana de San Salvador (AMSS), saneamiento de aguas residuales y la construcción de un sistema de transporte moderno.

Sin embargo, los medios pretenden ocultar de la luz pública que la solicitud a estas reformas se realizó desde octubre del año pasado a la Asamblea Legislativa por parte del Ministerio de Obras publicas (MOP), Gerson Martínez, pero las fracciones de derecha, en especial, del partido ARENA se han venido oponiendo a dicha reforma como parte de su estrategia de estrangulamiento fiscal; hoy hipócritamente el partido tricolor, ante la fuerte presión de la sociedad, la cual ha reprobado el papel de la nueva bancada en el órgano legislativo, se ha visto obligado junto al resto de expresiones de la derecha a dar sus votos a la reforma de dicho artículo y evitar así que se pierdan los fondos.

Las fuertes críticas que ha recibido recientemente la fracción de ARENA se relacionan con los fondos necesarios para la construcción de un nuevo edificio legislativo, mientras la población exige que los recursos del Estado sean mejor utilizados en materia de seguridad, educación y salud; es por ello que Norman Quijano, presidente de la Asamblea Legislativa, dijo ayer que su fracción está lista para votar por el préstamo de $170 millones que ha venido solicitado el Gobierno para mejorar la red hospitalaria, aunque considera que debe hacerse un cambio al componente de $43.9 millones destinado a los Equipos Comunitarios de Salud Familiar y Especializados (Ecos).

Este tipo de acciones por parte de Quijano, han sido calificadas como demagógicas, pues pese a su reciente “apertura” para aprobar préstamos y promover algunas supuestas medidas de austeridad, no se debe olvidar el andamiaje que ARENA construyó para obtener beneficios con los recursos del Estado, como cuando el ex-presidente de ANDA Carlos Perla, le construyó al actual presidente legislativo un pozo con recursos de la población en una de sus propiedades en La Libertad, o cuando se compró una camioneta blindada de lujo a un sobreprecio con dinero de los contribuyentes durante su gestión en la alcaldía de San Salvador.

Otro mecanismo que se moldea desde las salas de redacción de los principales medios de la derecha es la estrategia que persigue seguir erosionando el sistema de partidos políticos, en particular, el proyecto político que apuntan a seguir dando viabilidad a que el país continúe adelante; y los medios lo logran haciendo juicios mediáticos a los principales dirigentes y políticos del FMLN y criticando procesos como Venezuela, Nicaragua o Cuba, que vinculan indirectamente la relación diplomática y de solidaridad de dichos países.

Claramente este tipo de mensajes sirve para sondear la opinión de los habitantes del país, para mantener y recrear una impresión hacia el gobierno, sus funcionarios y políticos, porque es contradictorio que en gobiernos de derecha, tanto las encuestas y las publicaciones de los medios eran favorables a la gestión, con pequeñas críticas.

Lo cierto es que no se puede subestimar en esta coyuntura la madurez de la población salvadoreña a la hora de analizar la realidad, sobre todo cuando se trata de aquella que es moldeada en las salas de redacción de los medios escritos que reducen su realismo a referirse a la población como una simple “opinión pública”, para ocultar una desviación política hacia la derecha.