Gobierno salvadoreño reacciona ante advertencia de Donald Trump de cortar ayuda a países por inmigración de pandillas

El gobierno de El Salvador emitió este jueves un comunicado luego que el presidente Donald Trump anunció que está trabajando en un plan para reducir la ayuda estadounidense a países que, según él, no hacen nada para impedir que los pandilleros de la MS-13 crucen ilegalmente a Estados Unidos.

“Estamos viendo toda nuestra estructura de ayuda. Va a cambiar radicalmente”, dijo Trump en una mesa redonda sobre la amenaza que representa la pandilla MS-13.

Desde su llegada al poder el presidente ha convertido a la Mara Salvatrucha MS-13 en su principal blanco y ha dispuesto toda la fuerza de las autoridades migratorias para mitigar su presencia en EE.UU.

A continuación el comunicado completo del gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén.

El Gobierno de El Salvador, en el contexto de las recientes declaraciones del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sobre la posible reducción de ayuda a países afectados por el flagelo de grupos criminales transnacionales como la MS-13, declara al pueblo salvadoreño y a la comunidad internacional:

Para El Salvador es de gran importancia mantener una relación respetuosa y positiva con el gobierno y el pueblo de Estados Unidos, tomando en cuenta que en esa nación una tercera parte de la población salvadoreña vive, trabaja y contribuye a su desarrollo.

Expresamos nuestro firme y total desacuerdo ante las voces que califican a todos nuestros migrantes como criminales, pues la gran mayoría de salvadoreños en suelo estadounidense son gente trabajadora y luchadora, que dan un aporte destacado a la economía de ese país norteamericano.

Enfatizamos que la pandilla MS-13 es una organización originada en los Estados Unidos y que el incremento de deportaciones de sus miembros desde la nación norteamericana a partir de la mitad de la década de los 90s inició un endurecimiento en sus actividades criminales en El Salvador y demás países de la región centroamericana, que sufrimos el mayor impacto de sus acciones.

El Salvador ha cumplido sus compromisos en el marco del Plan de la Alianza para la Prosperidad, de trabajar para que se reduzca la migración, lo cual se está logrando y agradecemos a Estados Unidos por su apoyo decidido a estas acciones.

La cantidad de deportados desde Estados Unidos a El Salvador se redujo un 29.9% entre enero y abril de 2018 en comparación con el año anterior. De 6,693 retornados en 2017 se pasó a registrar 4,759 en el primer cuatrimestre de este año, casi dos mil menos.

Por otra parte, Estados Unidos registra una notable reducción de menores y unidades familiares de salvadoreños detenidos en la frontera sur de ese país. El Salvador es el país del Triángulo Norte con menos detenidos.

También hemos cumplido con el Plan El Salvador Seguro, que está influyendo positivamente en la reducción de los índices de criminalidad y en el cual participó desde su formulación y sigue participando la cooperación de Estados Unidos.

Somos socios importantes para Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico, pues hemos dado los golpes más fuertes en la región a estas estructuras criminales. Entre 2014 y 2018 (en lo que va de esta administración de gobierno) se han incautado 22 toneladas de cocaína dirigida hacia Estados Unidos, casi tanto volumen como en las cinco gestiones anteriores, es decir en un periodo de 25 años.

Durante 2017 se decomisaron 7,975 kilos de drogas (la mayoría cocaína y marihuana), valorada en $183 millones, y en lo que va de 2018 ya se acumulan 2,110 kilos incautados, equivalente a $4,2 millones.

El Gobierno de El Salvador reitera su compromiso de trabajar para asegurar el éxito total del Plan de la Alianza para la Prosperidad, el cual consideramos parte de nuestra agenda estratégica en el empeño de reducir aún más la migración irregular y el compromiso de atender y reinsertar en nuestra sociedad a los compatriotas retornados.

Reafirmamos nuestra decisión de continuar defendiendo la estabilidad migratoria de los salvadoreños en Estados Unidos y la voluntad de mantener y seguir ampliando la relación armoniosa y de respeto con el pueblo y gobierno estadounidense.