EL SALVADOR ha conmemorado hoy los 125 años del natalicio de Farabundo Martí

Con guardias de honor y cantos revolucionarios fue conmemorado en el capitalino cementerio Los Ilustres.

No es para menos, ya que Agustín Farabundo Martí fue un hombre que dedicó su vida a la lucha internacional por el socialismo.

Decidido opositor al régimen oligárquico en América Latina a principios del siglo XIX, cuando el negocio cafetero avanzaba en detrimento de los derechos de los campesinos y las comunidades indígenas.

Su legado antiimperialista y socialista fue tomado por la izquierda salvadoreña que luchó contra sucesivas dictaduras. También está vigente en los movimientos y organizaciones sociales que abogan por la unidad de los pueblos y se oponen a la injerencia imperialista en América Latina.

Fue en 1980 cuando cinco estructuras políticas dieron vida al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN): el Partido Comunista de El Salvador (PCS), las Fuerzas Populares de Liberación “Farabundo Martí” (FPL), el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), la Resistencia Nacional (RN) y el Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos (PRTC).

El frente no se fundó como partido político hasta que en septiembre de 1992, tuvo lugar la firma de los Acuerdos de paz que pusieron fin a sesenta años de dictadura militar. Actualmente el FMLN es el partido gobernante de El Salvador.

Conviene insistir en que Farabundo Martí dedicó su vida a luchar contra las injusticias. Participó del proceso organizativo de varias organizaciones obreras y campesinas.

Entre 1920 y 1932 —fecha de su fusilamiento— fue encarcelado seis veces y debió vivir en el exilio.

En 1925 participó de la fundación del Partido Comunista Centroamericano en Guatemala y tres años más tarde se unió a la Liga Antiimperialista como representante de  Augusto César Sandino, con quien combatió en la guerra de liberación de Nicaragua contra la invasión norteamericana.

También lideró el Partido Comunista en El Salvador, en un contexto de crisis del capitalismo mundial.

Fue fusilado junto a los líderes estudiantiles Alfonso Luna y Mario Zapata en 1932, por la dictadura de Maximiliano Martínez.