“La Batalla ha sido y seguirá siendo ardua, nuestro proyecto choca con los intereses de la derecha”

Alonso Acosta; Coordinador Nacional de los comités de Base del FMLN en Suecia.

Alonso Acosta, trabaja en la universidad de Lund.

Como Coordinador Nacional en Suecia, le ha tocado a veces cubrir también tareas de la Secretaría de Relaciones Internacionales del FMLN para Europa.

Un grupo de personalidades suecas y latinoamericanas cumplieron tareas de observación electoral, entre otros una parlamentaria del partido de izquierda, la vice alcaldesa de Estocolmo, un delegado nacional de ABF, un político del partido de izquierda de Arvika y un científico colombiano, que vive en Uppsala. Los demás miembros de los comités de base del FMLN en Suecia se incorporaron a tareas de observación y a la defensa del voto.

“La batalla ha sido y seguirá siendo ardua, nuestro proyecto choca con los intereses de la derecha”

Alonso Acosta a su retorno, después de participar activamente en las elecciones legislativas y municipales de El Salvador, efectuadas el 4 de marzo pasado, accedió conversar con Liberación sobre diversos aspectos de la vida política del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

 Se refirió a los medios de prensa que publicaron hasta el cansancio la pérdida de votos, calificando como: “la peor derrota de su historia democrática”

“La batalla ha sido y seguirá siendo ardua, porque nuestro proyecto político choca frontalmente con los intereses de la derecha que defiende el poder económico de la oligarquía y la burguesía del país”. Comienza su explicación Alonso Acosta, quien se desempeña en la actualidad – como Coordinador Nacional de los comités de Base del FMLN en Suecia.

Para nuestro entrevistado el resultado de las recientes elecciones será objeto de una reflexión responsable y profunda en la militancia del FMLN que permita tomar decisiones y corregir lo que sea necesario, con miras a las elecciones presidenciales el próximo año.

¿Cuál es el panorama post electoral?

Los resultados electorales nos revelan muchas cosas que debemos analizar con mucha atención para poder rediseñar nuestras estrategias de cara a las próximas elecciones y mucho más allá.

Nuestra lucha no se limita solamente al plano electoral, sino al desarrollo integral del país.

Una de las apuestas más importantes de nuestro partido y de nuestro gobierno ha sido el empoderamiento de la sociedad para que se convierta en el sujeto del cambio y que sepa defender sus conquistas cuando se vean amenazadas.

Según diversos medios de prensa, el FMLN perdió más votos en comparación a los resultados de 2015. ¿A que atribuir ese resultado?

Bueno, los factores que influyeron en el resultado electoral son múltiples y algunos de mayor complejidad que otros y algunos tienen por supuesto más peso que otros, pero la sumatoria de todos los factores nos han dejado un resultado adverso al que hubiésemos deseado.
En primer lugar, debemos reconocer que no hemos sido capaces de remontarnos a las estrategias de la derecha, que tiene todos los recursos económicos para comprar voluntades y ha mantenido un permanente ataque económico, judicial y mediático con una agenda coordinada en contra del gobierno del FMLN, al ideario y a la dirigencia de nuestro partido.
Recordemos que el Estado salvadoreño, fue creado por la oligarquía criolla y ha sido controlado por ellos por casi 200 años, apoyados en el militarismo y la burguesía. Las políticas del FMLN han llegado a trastocar los órganos fundamentales del Estado, poniendo al descubierto la simbiosis entre los poderes facticos y formales. La batalla ha sido y seguirá siendo ardua, porque nuestro proyecto político choca frontalmente con los intereses de la derecha que defiende el poder económico de la oligarquía y la burguesía del país.

En estos cinco años de gestión, ¿Qué ha logrado el FMLN?

Las políticas del FMLN han detenido el voraz avance neoliberal y lejos de seguir privatizando las instituciones públicas, reduciendo la función del estado y favoreciendo a la oligarquía y a la burguesía del país, ha creado nuevas instituciones públicas, ha aumentado los servicios públicos a las mayorías y ha favorecido a los más pobres del país.
La derecha ha estado permanentemente bloqueando al gobierno a través de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia y ha estado asfixiando los recursos económicos a través de la Asamblea Legislativa donde ha tenido mayoría, para hacer fracasar los programas sociales.
Además, tiene fuertes vínculos con la corrupción y el crimen organizado que a través del Ministerio Público ha tenido control del Fiscal General de la República, que no ha esclarecido los 152 casos de corrupción denunciados por la administración anterior.
El gobierno del FMLN le apuesta a un El Salvador Productivo, Educado y Seguro; y para ello concentra toda su atención al desarrollo de las fuerzas productivas del país, a la vez que le apuesta a la redistribución del ingreso y el desarrollo social, la erradicación del analfabetismo en estos cinco años de gestión, así como también al combate contra el crimen organizado.

 

En estos cinco años de gestión, ¿Qué ha logrado el FMLN?

La economía ha crecido un promedio de 2.5 por ciento anual y se han creado más de 35 mil empleos.
La inversión social durante el 2017 ha sido de $7 mil millones de dólares en programas de desarrollo, que tienen beneficios directos para las familias salvadoreñas más necesitadas.
El aumento al salario mínimo ha mejorado los ingresos de 250 mil trabajadores y trabajadoras.
Se han entregado alrededor de 28 mil títulos de tierra, beneficiando a alrededor de 70 mil familias.
Se han distribuido de forma anual más de 500,000 paquetes agrícolas para la siembra de maíz y de semilla de frijol.
se han invertido $198 millones en 228 obras en hospitales y centros de salud.

Más de 375 mil mujeres, han sido atendidas en las seis sedes de Ciudad Mujer.

Un promedio de 1.3 millones de estudiantes reciben paquetes escolares y se benefician con programas de alimentación escolar.
Se han entregado más de 47 mil computadoras a mil 154 centros escolares, con el programa Una Niña, Un niño, una Computadora.
Más de 300 mil salvadoreños y salvadoreñas han aprendido a leer, escribir y realizar operaciones básicas de Matemática a través del Programa Nacional de Alfabetización.
Más de 100 municipios han sido declarados libres de analfabetismo.
Se ha reducido en un 34% la desnutrición crónica en menores de 5 años.

El programa Jóvenes con Todo pretende beneficiar a más de 100 mil jóvenes.

Las medidas extraordinarias han contribuido a una reducción de las extorciones y los homicidios, comparado al año 2016.
Sin embargo, a pesar que se ha avanzado bastante en la construcción de una sociedad más equitativa, incluyente y segura, son todavía insuficientes los resultados obtenidos, debido a los altos niveles de pobreza, exclusión social, corrupción, criminalidad y un bajo desarrollo cultural y político de las mayorías.
Por otra parte, el férreo cerco mediático de los medios de comunicación de la derecha, lograron invisibilizar la obra del gobierno y nosotros no tuvimos la capacidad de romperlo.

¿Admite usted errores internos?

Por más que el gobierno y la militancia del partido se haya esforzado por informar sobre todos los avances en el país, fue imposible de desmontar toda la maquinaria mediática que ha mantenido un ataque permanente a la dirección del partido, tanto así que hasta parte de nuestras mismas bases han dudado de la probidad de nuestra dirigencia.
Por supuesto que a toda esta amalgama de factores hay que agregarle los propios errores del partido y su dirección, la cual debe asumir su responsabilidad y tomar las medidas que deba tomar para rectificar los errores que se deban de rectificar.
En lo personal creo que uno de los errores que ahora le pasan factura al partido, fue haberse vaciado de cuadros para atender la gestión pública.
El partido no ha tenido la capacidad de administrar el auge y las expectativas que generaron, los triunfos presidenciales del 2009 y del 2014, para fortalecer la organización, la agitación y la movilización para la defensa de los avances.
El oportunismo en las filas de nuestro partido también nos ha hecho mucho daño. Los resultados electorales nos obligan a dar un golpe de timón y reflexionar, revisar, rectificar y reimpulsar nuestro proyecto político, siempre bajo el rigor revolucionario, siendo más vigilantes, porque se cumplan los principios y la ética del partido.
Para nadie es un secreto que la derecha ha estado infiltrada en la gestión pública y que ha saboteado la gestión del gobierno para causar rechazo en la población más necesitada con fines electorales, pero nuestro gobierno ha sido demasiado permisivo ante las denuncias de mala gestión y el electorado ha enviado una señal clara, que esto debe corregirse, y ya se están tomando medidas al respecto.

Otro factor que ha influido mucho, han sido las Alianzas que el FMLN ha tenido que hacer para obtener correlaciones de fuerza que le permita alcanzar cuotas de poder político.

La alianza con Mauricio Funes, llevó al FMLN por primera al gobierno con el 51.27 % de los votos.

Sin embargo, esta alianza le costó a El Salvador, no ingresar a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), por la negativa de Mauricio Funes.

Funes argumentó que la negativa al ingreso al ALBA se debía a que “Tenemos una alianza estratégica con Estados Unidos” y “que la apuesta de El Salvador debe ser fomentar la integración con el resto de países centroamericanos antes que sumarse a proyectos de corte ideológico”.

El equipo de gobierno del presidente Mauricio Funes, estuvo compuesto por empresarios, profesionales, miembros del movimiento” Amigos de Mauricio”, que le debían lealtad a él y no al partido, así como también por algunos dirigentes del FMLN.

La actitud soberbia y desafiante del presidente Funes, generó mucho descontento en las bases del partido que comenzaron a poner en duda la radicalidad de la dirección del FMLN.

Luego, el partido en el afán de recuperar la alcaldía de San Salvador, promovió en el 2015, al joven empresario Nayib Bukele, quien era un alcalde exitoso en un municipio de 6 897 habitantes, llamado Nuevo Cuscatlán, donde el FMLN había ganado en el 2012 en coalición con Cambio Democrático.

Bukele ganó San Salvador y su éxito lo llevó a aspirar también la silla presidencial.

Nayib Bukele, se autodenomina como de “izquierda radical”, porque quiere cambios radicales para el país, pero niega la lucha de clases.

El cree que uno de los grandes problemas del país es la división social, que se suma a la división ideológica y que hay empresarios de derecha y hay empresarios de izquierda que bien pueden ayudar a llevar bienestar a las masas desde su perspectiva de justicia social.
Este discurso ha teniendo eco en parte de la juventud que no le importan las diferencias ideológicas, pero que quisieran ver un progreso en el país.

A este discurso se une también una parte de la burguesía que desea remediar los males sociales, todo y cuando se mantengan intactas las relaciones de producción burguesas y no afecten las relaciones entre el capital y el trabajo asalariado.

Sin embargo, la alianza con Bukele, atizó aún más el descontento en algunos sectores del FMLN, que exigieron la celebración del primer congreso del partido donde se definiera el rumbo político, el Programa y la Estrategia Partidaria.

El partido celebró su Primer Congreso en noviembre del 2015 en San Salvador, donde se definieron el rumbo y los lineamientos para el Trabajo del Partido.

1800 delegados, electos en asambleas partidarias en todo el país, aprobaron por unanimidad el rumbo socialista, democrático y revolucionario del partido, que sintetiza lo mejor del pensamiento emancipador autóctono salvadoreño, latinoamericano y universal, en el que ocupan lugares cimeros, el marxismo-leninismo.

Por supuesto que esta definición no calza con un discurso mediocre, reformista y conciliador con la burguesía, porque exige que toda nuestra militancia debe estudiar el marxismo-leninismo como guía para la acción, porque sin teoría revolucionaria, tampoco puede haber practica revolucionaria.

A su criterio ¿Por qué Arena recupera un mayor espacio del electorado?

La derecha tiene medios, estrategas y caudillos y a esta campaña se le unieron los tanques de pensamiento de la derecha de la derecha, entre otros el tránsfuga de Walter Araujo que fue presidente del Consejo Ejecutivo Nacional de ARENA (COENA) y que estuvo 33 años en ese partido corrupto junto a d’Aubuisson, responsable del asesinato de Monseñor Romero.

De los 2 millones 309 mil personas que acudieron a votar, 95 mil 831 anularon su voto, triplicando la cifra de votos nulos del 2015 que fueron un poco más de 32 mil.

Al Call Center del FMLN, se reportaron denuncias que el partido ARENA utilizó las estructuras de las pandillas para comprar votos y para movilizar a sus bases, pero aun así sacó 6232 votos menos que en el 2015.

También hubieron denuncias que, en algunos lugares de trabajo, a los que les tocó trabajar el día de las elecciones, no los dejaron salir más temprano para que fueran a votar.

Lo mismo denunciaron agentes de la policía que estaban en servicio, que sus jefes no les dieron permiso para ir a votar.

El FMLN a pesar de tener todos los aparatos ideológicos de la derecha en contra, logró obtener el respaldo de 505,567 votos, que depositaron su confianza en el proyecto político del FMLN y que sabrán defender las conquistas ahora que se presenta una situación complicada de cara a las próximas elecciones presidenciales.

¿cómo prepararse para las presidenciales de 2019?

La situación que se nos presenta es complicada y requiere que hagamos un esfuerzo por identificar las estrategias que vamos a impulsar, a corto, mediano y largo plazo, en los tres frentes de batalla más importantes; que son el económico, el político y el ideológico.

Toda la militancia debe cerrar filas, en torno a nuestro partido y a nuestro proyecto político y ser capaces de diseñar un modelo que concatene todas las formas de lucha, donde la lucha económica no se separare de la lucha política, ni de la lucha ideológica.

Debemos de comprometernos al 100% a dar la batalla junto al partido, a su militancia y esas 505,567 personas que depositaron su confianza en el proyecto político del FMLN.

Las batallas que se avecinan serán cruentas, porque ahora hay más conciencia de clase en la sociedad salvadoreña.

En la medida que se ha ido modificando el modo de vivir de los salvadoreños, gracias a las políticas desarrolladas por el FMLN también se le ha ido dando más calidad a las luchas populares.

El partido y su militancia deben saber administrar el apoyo expresado en las urnas el 4 de marzo y ponerse a la vanguardia para conducir las luchas de resistencia, dándole al cambio cuantitativo un cambio cualitativo.

La comunidad salvadoreña en Europa y particularmente en Suecia, ¿qué valoración otorga a las recientes elecciones realizadas en su país?

A los Comités de Base del FMLN en Suecia, se les ha solicitado que envíen sus opiniones a la comisión política del partido a través de la Secretaría de Relaciones Internacionales.
La observación más común de la militancia es que la dirección del partido ha estado desconectada de las bases, por atender sus compromisos en la gestión pública.
La dirección del partido reconoce que se ha fallado en la comunicación con la gente y ha anunciado que trabajará con más efectividad para recuperar la confianza de las bases y que hará cambios.

Para los días 21 y 22 de abril, hemos convocado a una Asamblea Nacional extraordinaria en Estocolmo con toda la militancia de los Comités de Base del FMLN en Suecia, para hacer un análisis en colectivo y acordar algunas acciones que podamos hacer desde acá, en aras de contribuir a recuperar el apoyo de las bases que decidieron no darnos el apoyo en las recientes elecciones.

¿Se discutieron algunos planes de coordinación para apoyar al FMLN en Europa?

Los Comités de Base en el exterior debemos trabajar más por mantener a la comunidad salvadoreña informada y procurarnos su apoyo, tanto en el exterior como a través de sus familias en El Salvador.
Uno de los objetivos fundamentales de los Comités de Base, es promover la presencia de observadores internacionales y defensores del voto para las elecciones en El Salvador y para las próximas elecciones nos proponemos comenzar cuanto antes a enviar las invitaciones a los amigos de nuestro partido.
Tan pronto sea electo el candidato presidencial del FMLN, hemos propuesto a la comisión política, se organice una gira por Europa coincidiendo con la Asamblea Nacional de los Comités de Base del FMLN en Suecia, que se celebrará los días 2 y 3 de junio en Gotemburgo.

¿Las organizaciones salvadoreñas en Suecia tienen algún plan de trabajo de apoyo y solidaridad con el pueblo salvadoreño?

La misión de los Comités de Base en Suecia es informar a la comunidad sueca y demás nacionalidades residentes en Suecia, sobre la situación salvadoreña, promover la solidaridad hacia El salvador y estrechar relaciones con las organizaciones sociales, políticas y culturales afines en la jurisdicción territorial.
El objetivo es promover el intercambio entre organizaciones en Suecia y en El Salvador para fortalecer la solidaridad.
Tratamos en la medida de lo posible realizar actividades conjuntas con otras organizaciones, especialmente las de la ALBA, para conmemorar fechas históricas del partido, del país, y de los países de la ALBA, así como también acontecimientos internacionales como el 1 de mayo y el 8 de marzo.
En la Asamblea Nacional extraordinaria que celebraremos en Estocolmo los días 21 y 22 de abril, seguramente saldrá un plan de acción para apoyar al partido de cara a las próximas elecciones.
Normalmente realizamos dos actividades nacionales al año, una en conexión con la Asamblea Nacional de los Comités de Base en Suecia y la otra en octubre con motivo del aniversario del FMLN y del aniversario de la caída en combate del comandante Che Guevara.
Aprovecho este espacio para agradecer al semanario Liberación por toda la solidaridad que le han brindado a nuestro pueblo en sus luchas de liberación.

Entrevista de Jaime Padilla”

Publicado en el semanario “Liberación” 13 de abril del 2018, Suecia