Consternación en El Salvador por asesinato de joven sacerdote

San Salvador, 30 mar (PL) El reciente asesinato de un joven sacerdote enluta hoy la celebración del Viernes Santo en El Salvador, donde el tradicional tendido de las alfombras será más luctuoso que festivo.

 

El padre Walter Osmín Vásquez tuvo su propio Vía Crucis en el poblado de Lolotique, donde presuntos ‘mareros’ (pandilleros) interceptaron el carro que conducía y lo asesinaron ante los ojos de sus acompañantes, que salieron ilesos.

El crimen del religioso, justo el Jueves Santo y en este país marcado por el asesinato del padre Rutilio Grande y el Arzobispo Oscar Arnulfo Romero, ha consternado a una sociedad que no acaba de curarse de espanto.

El padre Walter tenía 31 años de edad y nueve dedicados al sacerdocio, y encontró la muerte en un tramo desolado del camino al caserío Las Lajas, a donde iba desde su parroquia en Usulután para oficiar la Eucaristía.

De momento la Policía Nacional Civil baraja dos hipótesis: se trató de un asalto o de un atentado directo contra el cura, y fue nombrado un fiscal que atenderá especialmente el caso, ampliamente condenado.

La Presidencia de la República condenó enérgicamente el asesinato y llamó a las autoridades a reforzar la seguridad durante el resto de Semana Santa, que hasta ayer había transcurrido sin demasiados incidentes violentos.

Las fuerzas policiales peinan la zona en busca de los asesinos de Vázquez, que justo ayer había renovado sus votos al cumplirse nueve años de su ordenamiento, los cuales había celebrado con un almuerzo en Lolotique.

El Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) se sumó a la repulsa contra el crimen, y destacó que el padre Walter era un religioso comprometido con la causa de los pobres y más necesitados.

Ver siguiente enlace: Comunicado del FMLN

agp/cmv