El potencial revolucionario de las elecciones.

EL POTENCIAL REVOLUCIONARIO DE LAS ELECCIONES

Las elecciones debemos verlas como un medio

 para acceder al poder temporal o a partes del

 mismo y desde ahí avanzar en la profundización

de los cambios institucionales y estructurales en

 general.

Aunque la política electoral sigue siendo parte

 consustancial del esquema político de centro 

de los gobernantes norteamericanos como medio

para enfrentar la amenaza de la revolución,

no debemos desconocer el potencial que ellas

encierran para el proceso de lucha por la

 revolución…

a lucha electoral, además debe desarrollarse en

función de la ampliación de la organización social

y afianzamiento del protagonismo de la sociedad

civil, de manera que el ejercicio del poder no se

reduzca a puros actos de gobierno. Los procesos

electorales son una gran oportunidad para la

 comunicación de las propuestas revolucionarias

a la gente y un gran escenario para la lucha de

ideas contra el capitalismo neo-liberal y por una

sociedad justa. Son, a la vez, un gran instrumento

 movilizador y organizador del pueblo,

consolidador de las alianzas anti-neoliberales,

fuente de acumulación de fuerzas y de

construcción del poder popular, enrumbados

 hacia el cambio de la correlación y hacia la

revolución. Por eso el FMLN plantea como 

 su principal reto en esta coyuntura, ganar las

elecciones… para impulsar un programa fundado

 en el interés nacional y principalmente de las

mayorías ahora golpeadas o excluídas…

 Para tratar de impedir el cambio, ARENA recurre

a una desesperada campaña de rumores y

 mentiras. Incapaz de resolver los problemas

de la gente, intenta difundir el miedo y la

desconfianza. Yo les pido, compañeros y

compañeras, amigos y amigas, al pueblo

salvadoreño que estas semanas que faltan…

 desbordemos nosotros la pasividad, vayamos por

 todos los rincones, de casa en casa. Ayudémole

a la gente a despejar la mente de lo que todavía

tienen alguna confusión. ¡Rescatemos la

conciencia ciudadana! Produzcamos una gran

avalancha, un gran tsunami de voto roto.

¡La lucha sigue! ¡La lucha sigue!

 Schafik Hándal